Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las alegaciones no frenan la línea eléctrica de Montesa y el proyecto sigue en marcha

El consistorio publica un comunicado en elque se reafirma en su voluntad de paralizar la infraestructura, en línea con la postura de la sociedad civil. El municipio queda a la espera de los informes sobre la obra que emitirá la Generalitat

Protesta en Aielo de Malferit Marcha de la plataforma Salvem Cairent | LEVANTE-EMV

Protesta en Aielo de Malferit Marcha de la plataforma Salvem Cairent | LEVANTE-EMV

El proyecto de línea de alta tensión de Almansa I se reactiva. El consistorio de Montesa recibió ayer la respuesta a sus alegaciones ante una infraestructura que partirá su término municipal —y el de Vallada, Moixent y la Font de la Figuera, en el trazado de la línea eléctrica hasta Almansa— para ser la vía de evacuación de electricidad de los diversas granjas solares que se proyectan sobre la Costera y las comarcas colindantes. «Una vez se hayan estudiado el resto de alegaciones recibidas —reza la misiva de Premier Engineering and Procurement SL—, se dará una propuesta de trazado que cause el menor perjuicio posible, tanto a los habitantes de la zona en particular como al medio ambiente en general». Lejos de aceptar la promesa trasladada por la promotora, desde el ayuntamiento de Montesa lanzaron un comunicado ayer en términos combativos, en el que se mantenían en su posición de rechazo total a la puesta en marcha de la infraestructura.

La alcaldesa del municipio, Analía Juan, valoraba en este sentido que la respuesta de la promotora a las alegaciones pasaba «muy por encima» de los argumentos esgrimidos por la administración local y la sociedad civil de Montesa. Cabe recordar que, tal y como informó entonces este periódico, se habían reunido más de 1.700 alegaciones de particulares, entidades e instituciones al proyecto Almansa I, entre ellas las de cuatro universidades públicas españolas o las de asociaciones como Montesa Territori Viu. «Vertebran su respuesta en cinco puntos. En el primero, por ejemplo, anotan que no han recibido ningún informe de incompatibilidad urbanística contra el proyecto. Pero lo cierto es que les enviamos tres veces dicho informe», explicaba Analía Juan. Tanto por parte de la alcaldesa como en el comunicado del consistorio de Montesa, «consideran contestadas las alegaciones sin aportar fundamentos de derecho».

Con todo, en el municipio son conocedores de que no cuentan con las competencias necesarias para rechazar la puesta en marcha del proyecto de línea de alta tensión. «Responderemos a la misiva de la promotora dentro del plazo de los próximos quince días, pero poco más podemos hacer. Solo esperar a que el Ministerio de Transición Ecológica se pronuncie», explicaba Juan a este diario.

La gran movilización de la sociedad civil en contra de la infraestructura y la postura del gobierno autonómico, que podrá leerse en los informes que ha de emitir sobre el proyecto —que están siendo concluidos y que, según le consta al gobierno municipal de Montesa, son poco favorables para el proyecto—, hace que el consistorio se muestre optimista respecto a las posibilidades de paralizar la puesta en marcha de Almansa I.

Sin beneficios económicos

El comunicado del Ayuntamiento de Montesa señalaba que, al contrario de lo que ocurriría con los parque solares fotovoltaicos proyectados en municipios como Navarrés o Chella, Almansa I no reportaría ninguna contraprestación económica para el consistorio de la Costera.

«Montesa, su tierra y su gente no tienen precio. Por si tenéis dudas, en caso de que el proyecto salga adelante, el pueblo no recibirá ni un euro, por eso pretenden la declaración de utilidad pública: para no pagar y hacer lo que les venga en gana», aseguraba el escrito del consistorio.

Protesta en Aielo de Malferit. Marcha de la plataforma Salvem Cairent. La ciudadanía de Aielo de Malferit hizo visible su rechazo a la planta fotovoltaica Montesa III —trasladada al término de la localidad de la Vall d’Albaida— con una marcha el pasado fin de semana. Decenas de vecinos recorrieron el camino desde el Eixample del municipio hasta el paraje del Pi de Cairent, que sería ocupado por la futurible instalación energética. Ayer, el pleno municipal de Aielo de Malferit incluyó en uno de sus puntos su posicionamiento respecto a la planta.

Compartir el artículo

stats