Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los voluntarios vigilan cada verano la Sierra de Enguera, Chella y Bolbaite

La secretaria autonómica Paula Tuzón pone en valor el trabajo realizado en las diferentes campañas por las 50 personas que integran Adene

Fermín Poquet muestra a Paula Tuzón y Diego Marín uno de los mapas de la zona. | PERALES IBORRA

Fermín Poquet muestra a Paula Tuzón y Diego Marín uno de los mapas de la zona. | PERALES IBORRA

La secretaria autonómica de Transición Ecológica, Paula Tuzón, y el director general de Prevención de Incendios Forestales, Diego Marín, visitaron ayer la sede de la Asociación para la Defensa de la Naturaleza de Enguera (Adene), una entidad ecologista sin ánimo de lucro que desarrolla su actividad de prevención en la sierra de Enguera y que cuenta con una torre de vigilancia en el Alto El Calderón.

Sede de la entidad ecologsita Adene en Enguera. | PERALES IBORRA

Durante el recorrido, Tuzón destacó la «dilatada trayectoria de Adene», que suma más de 50 personas voluntarias cada campaña y que refuerza la vigilancia y el control de 30.000 hectáreas de terreno forestal repartidas entre los términos municipales de Enguera, Chella y Bolbaite.

«Las labores de vigilancia, información, educación y sensibilización que desarrolla Adene suponen una importante protección adicional y complementaria de nuestros bosques. En estos terrenos se incluyen espacios de la red Natura 2000 y Parajes Naturales Municipales», subrayó.

El presidente de la Asociación, Fermín Poquet, explicó los ejes de actividad que comprenden la vigilancia y prevención de incendios forestales en la zona y las actividades de concienciación y formación ambiental.

En este sentido, la secretaria autonómica valoró «la educación ambiental como estrategia esencial en materia de prevención y lucha contra el cambio climático», además de referirse al evidente impacto de la emergencia climática «que obliga a incorporar a todos los agentes y activos posibles a las tareas de prevención».

Suma de esfuerzos

El director general de Prevención de Incendios, Diego Marín, enmarcó el voluntariado ambiental en ese ejercicio de «suma de esfuerzos». En el caso de Adene se traduce en un total de 7.248 horas de vigilancia a pie de campo y en la participación de las personas que viven en la sierra dentro del equipo de información y vigilancia. La Asociación para la Defensa de la Naturaleza de Enguera ha recibido este año una ayuda económica de 9.159 euros de la Conselleria para subvencionar los gastos de transporte, material, seguros y equipamiento necesarios para «promocionar las iniciativas de voluntariado ambiental de concienciación y protección de la naturaleza» en la zona.

A su vez, desde la Conselleria de Transición Ecológica comentaron ayer que «mantenemos nuestro compromiso con el voluntariado ambiental, con un presupuesto que este año vuelve a crecer y se sitúa ya en un 30% más con respecto a 2018 y casi triplica al importe respecto a la convocatoria de 2016».

Estas ayudas al voluntariado ambiental en materia de prevención de incendios forestales se encuentran englobadas dentro de la ‘Estratègia Mosaic’ desarrollada por la dirección general de Prevención de Incendios Forestales y basada en los pilares de planificación, prevención, innovación y gestión. Este año se ha reforzado el programa de voluntariado ambiental en el que participan más de 3.000 personas con una dotación de 589.720 euros que beneficia a 105 Ayuntamientos y entidades de la Comunitat Valenciana.

Compartir el artículo

stats