Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las campanas de Montesa suenan de forma manual para acoger al nuevo cura

Juan Crespo, natural de Castelló del Rugat, se ha hecho cargo de la parroquia del municipio

Las campanas de Montesa volvieron a sonar de forma manual con motivo de la toma de posesión de Juan Crespo, natural de Castelló de Rugat, como nuevo responsable de la parroquia del municipio. Así, vecinos de la localidades hicieron resonar las campanas litúrgicas, que tienen como nombre —de menor a mayor— San Juan Baptista (1750), San Jorge (2007) y Maria de Montesa (1790). Esta última tiene un peso aproximado de 1200 kilos, siendo la cuarta campana más grande de la comarca de La Costa.

Los campaneros no usaron la llamada campana mediana, ya que sufrió un accidente y está a la espera de una restauración desde 2009. Por otra parte, se incorporó una quinta campana de escaso tamaño: la Mariquita. Es una pieza de alto valor histórico, ya que está fechada en 1750. Estaba guardada en la sacristía y llevaba sin tocar mucho tiempo.

«Tocándola con su pequeño badajo se recuperan sus usos tradicionales, como es el toque de consagración», apuntaron los participantes en la cita. El acto tuvo lugar por la tarde y comenzó por un leve toque de todas las campanas. Luego, se realizaron los volteos de aviso a misa. «Entre toque y toque, dejábamos las campanas levantadas en señal de fiesta», explicaron las mismas fuentes. Posteriormente, se realizó un volteo con la campana grande en el momento de la entrada en la iglesia del nuevo cura.

Después vino el toque de gloria, la toma de posesión, la melodía «Levantar a Dios» y el volteo final. A continuación, se dejaron caer para indicar que la celebración llegaba a su punto final.

«Estos toques no serían posibles sin a la confianza de la parroquia de Montesa y la ayuda de los campaneros de la Vall Blanca y Moixent», apostillaron.

Compartir el artículo

stats