Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El número de ancianos que viven solos crece un 4,5 % en un año en las 3 comarcas

La gran mayoría de los hogares unipersonales están ocupados por mujeres: 6062 de los 8244

Un hombre pasea por una calle del casco antiguo de Xàtiva, en una imagen de archivo | PERALES IBORRA

Un hombre pasea por una calle del casco antiguo de Xàtiva, en una imagen de archivo | PERALES IBORRA

Las consecuencias que la pandemia del coronavirus ha vertido sobre la sociedad son incontables y sus ecos se escucharán, probablemente, durante décadas. También existen, sin embargo, efectos directos que ya se dejan notar en las localidades de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d’Albaida. Uno de ellos es la soledad en el hogar, sobre todo de las personas mayores. Según las cifras oficiales del Portal Estadístic de la Generalitat Valenciana, a 31 de diciembre del 2020 había 8244 hogares en los que vivía una persona de 65 años o más, sola. Se trata de una cifra un 4,5 % superior al dato de 2019, cuando la cifra de personas mayores sin compañía en casa ascendía a 7889.

Caben escasas dudas de que esta tendencia al alza de la soledad en los hogares se debe a la pandemia del coronavirus. No en vano, el incremento registrado en 2020 (con 355 personas más que en 2019) es superior al agregado de los cinco años anteriores: de 2015 a 2019, la cifra de ancianos y ancianas que vivían solos en los municipios de las tres comarcas aumentó en 247 personas, 108 menos que de 2019 a 2020, al pasar de 7642 a 7889 en dicho lapso. La subida registrada en el último año, así, concentra el 59 % del crecimiento total de los hogares de mayores de 65 viviendo solos en el periodo de 2015 a 2020.

Por otro lado, la gran mayoría de las personas mayores que viven solas en las tres comarcas son mujeres: 6062 de los 8244 hogares registrados al final del 2020 estaban ocupados por ancianas, lo que se traduce en un porcentaje del 73,5 %. La cifra ha crecido en 148 personas desde finales del 2019, mientras que la de ancianos varones sube de 1976 a 2182, un incremento de 206 hogares unipersonales. Proporcionalmente, pues, el crecimiento es mucho más destacado entre los hombres, al incrementarse el número de personas viviendo en soledad en un 10,4 %, frente al 2,5 % entre las mujeres.

Por comarcas, la Vall d’Albaida concentra la mayor subida en el número de hogares unipersonales con mayores de 65 años. La demarcación pasa de 3892 personas registradas en esta situación en 2019 a 4126 a finales del 2020, un incremento del 6 %. En la Costera aumentan en 111 las personas mayores que viven solas, un 3,5 %, y en 2020 registraba 3187 viviendas unipersonales. Por último, en la Canal de Navarrés —curiosamente, la comarca con la población más envejecida— el incremento es ínfimo, con solo 10 hogares unipersonales más, 931 en total en 2020.

La estadística de hogares unipersonales habitados por personas menores de 65 años, por otro lado, arroja un descenso en 2020 en comparación con 2019, pasando de 10878 a 10438 personas en esta situación.

Compartir el artículo

stats