Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tercer accidente en la esquina de Molina con Sarthou tras el fallo en los semáforos

La Policía Local de Xàtiva pide a la ciudadanía que cuide el cumplimiento de las normas de tráfico mientras se renueva el circuito de las señales

Los dos coches siniestrados, momentos después del accidente, ayer por la tarde | PERALES IBORRA

Los dos coches siniestrados, momentos después del accidente, ayer por la tarde | PERALES IBORRA

Sobre las cuatro de la tarde de ayer dos vehículos colisionaron en el cruce de la avenida Gregorio Molina con la calle Carlos Sarthou de Xàtiva. Un suceso que empieza a ser demasiado habitual, y es que es el tercer accidente que tiene lugar este verano en este particular punto negro del casco urbano setabense, tras los que tuvieron lugar en los últimos días de julio. La incidencia con que ocurren los siniestros se ha multiplicado después del fallo en el funcionamiento de los dos semáforos de esta esquina, que hace semanas que no regulan el tráfico, lo que se traslada como la causa directa de los siniestros. Desde la comisaría de la Policía Local de Xàtiva, no obstante, recuerdan un capítulo básico del manual de circulación: ante la falta de señalización luminosa, prevalecen las señales verticales y horizontales. Así, piden a la ciudadanía «cuidado y respeto a las normas de circulación» para procurar que no se produzcan más siniestros.

Según informaron ayer a este diario, ya están en marcha hasta cuatro expedientes para renovar otros tantos circuitos de semáforos: el de las calles Gregorio Molina y Carlos Sarthou en elcitado punto negro, y otros tres repartidos por el casco urbano de Xàtiva. Se trata en todos los casos de circuitos antiguos que se han acabado estropeando a lo largo de las últimas semanas; en algunos de ellos se han practicado reparaciones puntuales, pero no han tardado en volver a quedar completamente inutilizados. El último informe por el fallo de un circuito se tramitó la semana pasada.

Por ello, la intención es renovar todos los circuitos que lo requieran, en un proceso que se está alargando durante unos meses y que obligará a realizar una inversión de varios miles de euros. Mientras se acomete esta renovación, la Policía Local insiste en cumplir con las señales y con la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora: «No tendrían lugar más choques si se respetasen estas medidas».

Compartir el artículo

stats