Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cruce de Molina y Sarthou registra un cuarto accidente siete días después

Los siniestros en la esquina se han multiplicado desde que los semáforos dejaron de funcionar

El coche siniestrado en Xàtiva, momentos después del choque, ayer por la mañana | PERALES IBORRA

Ocho días después de que tuviese lugar el último, el cruce de la avenida Gregorio Molina con la Calle Carlos Sarthou, en un céntrico punto de Xàtiva, fue testigo ayer de otro accidente entre dos vehículos. Se trata del cuarto siniestro que tiene lugar este verano en este particular punto negro del casco urbano setabense, que ha visto cómo las colisiones y los «sustos» sin accidente final se han disparado desde que los semáforos que regulan el tráfico dejasen de funcionar, hace ya varias semanas. En este último caso, nuevamente, el vehículo que bajaba por Carlos Sarthou golpeó lateralmente al que avanzaba por Gregorio Molina, que tenía preferencia.

Tal y como informó este periódico, el Ayuntamiento de Xàtiva tiene en marcha cuatro expedientes para renovar otros tanto circuitos de semáforos por todo el casco urbano. Según explicaban, se trata de procedimientos lentos y que han de pasar por los cauces burocráticos pertinentes debido al elevado coste que suponen para las arcas públicas. Cada uno de los circuitos eléctricos puede superar los 4000 € de inversión. En algunos de estos semáforos, como los de la misma esquina de Molina con Sarthou, se efectuaron hace unas semanas reparaciones de emergencia que permitieron que volviesen a funcionar durante unos días; no obstante, las elevadas temperaturas que vive Xàtiva acabaron por estropear definitivamente unos circuitos electrónicos que son ya muy antiguos, según explicaron a este periódico fuentes municipales.

Por todo ello, y a la espera de la reparación de los semáforos, desde la comisaría de la Policía Local de Xàtiva insisten en pedir a la ciudadanía que respete la señalización vertical y horizontal y la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora. «Todos los accidentes se podrían haber evitado si los conductores hubiesen atendido las señales. Hay que recordar que, cuando la señalización luminosa no funciona, prevalecen el resto de avisos», aseveraban en declaraciones para este periódico. Así, los policías piden a la ciudadanía «cuidado y respeto a las normas de circulación» para procurar que este cuarto siniestro sea el último de este verano particularmente accidentado.

Compartir el artículo

stats