Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detienen a un vecino de Xàtiva por acosar y manosear a una chica en plena calle

El presunto agresor asaltó a la afectada mientras ésta caminaba hacia su trabajo, le tocó el culo y trató de bajarle los pantalones

Zona del polígono de Xàtiva donde tuvo lugar la agresión | PERALES IBORRA

La Policía Nacional detuvo ayer por la mañana a un vecino de Xàtiva momentos después de que acosase sexualmente a una chica que caminaba hacia su lugar de trabajo, a las afueras de la capital de la Costera. Según denunció la afectada, el agresor, a quien no conocía de nada, la asaltó de repente, tocándole el culo y levantándole el pantalón y la ropa interior, mientras le hablaba. Ella pudo empujar al acosador para separarse de él, y acto seguido llamó a la policía para avisar de lo sucedido. Mientras era trasladada a comisaría identificó al asaltante a la entrada de Xàtiva, y otra patrulla de la Policía Nacional se lo llevó detenido.

A. G., la chica agredida, hizo constar en la denuncia interpuesta contra su acosador cómo éste había tratado de meter las manos por debajo de su ropa, con intención lasciva. Recuperada de la agresión, que le generó un ataque de ansiedad, pudo realizar varias fotografías y vídeos al varón que la había asaltado. Luego facilitó este material a los agentes de la Policía Nacional que la atendieron, para acompañar la denuncia. A. G. también hizo constar los testimonios de varias conocidas, que reseñaban que se habían encontrado en el polígono de Xàtiva y otros puntos de la ciudad a un hombre que tocaba el culo a las mujeres y les ofrecía dinero a cambio de sexo.

En declaraciones a este diario, la mujer agredida denotó que cerca de donde había sufrido el incidente está instalada una de las señales de la Xarxa de Municipis Protegits contra la Violència de Gènere. La realidad ante el espejo. «No es la primera vez que sufro y estoy pendiente al ir al trabajo o al volver a casa por esa zona. Paran coches al lado, que se ofrecen a llevarme o comentan mi físico. No lo veo normal, ni es algo que tenga que aguantar por querer ir caminando a los sitios», expresaba A. G., ilustrando un tipo de vivencias que para las mujeres son demasiado habituales. Pedía, asimismo, «más vigilancia y más luz» en puntos de Xàtiva que puedan ser peligrosos para las mujeres.

Compartir el artículo

stats