Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canals se queda sin Sant Antoni en 2022

La festividad, de Interés Turístico Nacional, es la primera del calendario de 2022 que es cancelada

La Foguera de enero de 2020, la última que pudo celebrarse, en llamas ante la mirada de centenares de vecinos de Canals | PERALES IBORRA

Después de la celebración de las Fallas de València en los primeros días de este mes de septiembre, ciudades y pueblos de toda la geografía de la Comunitat se han lanzado a recuperar sus respectivas fiestas patronales. Las medidas de seguridad sanitaria por la pandemia de la covid-19 son el estricto e inesquivable marco en el que se han tenido que desarrollar; las mentes de organizadores, festeros y vecinos han podido centrarse en el disfrute , pero con un ojo siempre puesto en el saldo de contagios local. Unas condiciones en las que no todos los municipios están dispuestos a desarrollar sus actos. Xàtiva ya se desmarcó de la tónica general del mundo fallero al rechazar la celebración de Fallas en 2021. Y, ahora, otra localidad de la Costera ha sido la primera de toda la Comunitat Valenciana que decide cancelar sus fiestas del 2022. La comisión de festeros de Canals ha comunicado al ayuntamiento su decisión de no celebrar la festividad de Sant Antoni, unos actos que son Fiesta de Interés Nacional y que tienen en la quema de la Foguera una de las imágenes más representativas del calendario festivo de todo el territorio. Canals habrá de esperar a 2023 para volver a ver arder la gran llama.

Queda abierta una puerta para que sea el ayuntamiento el que organice algún pequeño acto que mitigue la morriña por otro año sin fiestas, pero los principales eventos del Sant Antoni canalí —las procesiones, la cena de gala, el dinar de cassoles, la propia Foguera...—, que son organizados cada año por los festeros de turno, no tendrán lugar. Tal y como trasladaron los mismos miembros de la comisión al consistorio, la razón de cancelar la festividad es la falta de certezas sobre las condiciones en las que se podrán desarrollar. «¿Qué pasaría si el 6 de enero, en la presentación de la Festera de Gracia infantil, tiene 38 grados de fiebre?», ilustraba uno de sus miembros sobre este desconocimiento acerca de los protocolos sanitarios que puedan reinar en enero. Lanzarse ahora a organizar los distintos eventos festivos supone casi un acto de fe. «Las dudas son muchas, y han echado a los festeros atrás. Sant Antoni supone un gasto importante y unos esfuerzos organizativos enormes que habrían de empezar ya. Y todo sin saber cuánta gente podría venir a la cena de gala, si podemos contratar orquestas...», resumían ayer los festeros a este periódico.

La comisión también reseñaba que la de Sant Antoni es una fiesta con una gran participación vecinal, que «se vive mucho en la calle». Y era previsible que en enero aún tuvieran que celebrarse a medio gas, obstruyendo en gran medida la parte que pudieran tomar los canalenses. «La tomatina de Buñol no se ha celebrado. Las Fallas han sido un poco forzadas por su peso económico, y hay ciudades como Xàtiva que optaron directamente por cancelarlas. Aquí, la Fira de Setembre será sin actos itinerantes, paellas o el tradicional baile de disfraces. Valoramos que no era el momento de recuperar Sant Antoni, en estas condiciones», argumentan.

Apoyo del gobierno local

La decisión de los 34 festeros que forman la comisión canalina de no celebrar actos por Sant Antoni fue trasladada al equipo de gobierno en una reunión celebrada a principios de semana. Ahora han de comunicarlo formalmente por carta, y el pleno de la corporación oficializará en su próxima votación la cancelación de las festividades. Desde el gobierno local, el concejal de Festes Miquel Alventosa trasladaba ayer el «apoyo total» a la postura de los festeros. «Entendemos que montar una fiesta como la de Sant Antoni es muy costoso, trae mucho trabajo detrás. Puede que en enero no tengamos restricciones, pero también es posible que se impida alguna celebración. La incertidumbre está ahí, y lo único que podemos hacer es respetar la decisión de sus organizadores», verbalizó. De cara al mes de enero, y en función de la situación pandémica, Alventosa avanza que el ayuntamiento organizará algún acto; los festeros han ofrecido su colaboración en este trabajo.

Compartir el artículo

stats