Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El socavón de Moixent obliga a desalojar a dos familias

Se reconstruirá la vía rellenando desde abajo el hoyo abierto por la lluvia

El socavón de Moixent, en una imagen de ayer tomada desde el barranco del Bosquet. | PERALES IBORRA

El socavón abierto tras las lluvias del pasado fin de semana en la carretera CV-651 que une Moixent con Aielo de Malferit y que discurre junto al barranco del Bosquet de Moixent, en el tramo de la avenida Ramón y Cajal, obligó a desalojar a dos familias de esta calle, que han sido acogidas por familiares hasta que la situación se normalice y puedan regresar a sus casas, una opción que no se baraja hasta, como mínimo, un par de días, según informaron ayer desde el ayuntamiento. La vía ha quedado cortada al tráfico de vehículos hasta que se repare la enorme zanja, según han indicado fuentes municipales. Los técnicos de la Diputació de València visitaban ayer Moixent para evaluar la situación y determinar las primeras actuaciones a ejecutar, aunque la reparación no se prevé rápida ni fácil.

Tramo de la avenida Ramón y Cajal donde está el hundimiento, cortado al tráfico, ayer. | PERALES IBORRA

El alcalde de Moixent, Guillermo Jorques, explicaba ayer a Levante-EMV que el agujero que ha dejado el desprendimiento de la calzada es de unos 15 metros en una carretera con una antigüedad de unos cien años, que se habilitó sobre un antiguo pas de ferradura. El hoyo ha dejado al descubierto que bajo el asfalto solo había arena, por lo que la actuación a acometer ahora precisará de un rellenado de ese socavón con piedras y material que cimienten una infraestructura sólida para evitar soluciones como la ocurrida el sábado. La reparación y rellenado se tendrá que realizar de abajo hacia arriba, accediendo maquinaria al fondo del hoyo e iniciar la reconstrucción desde la profundidad del agujero. «Hay que estudiar y ver la solución más adecuada para reparar el socavón, pero la reconstrucción tendrá que ser de abajo hacia arriba y las primeras actuaciones podrían durar un mes o un mes y medio», adelantaba Jorques, que señalaba la dificultad para la accesibilidad de maquinaria. La carretera cedió como un castillo de arena, según explicaba, tras las lluvias del pasado sábado por la tarde.

Situación «estabilizada»

El alcalde exponía que no se han producido nuevos desprendimientos y que «las marcas, los testigos colocados en la vía no han cedido, por lo que los daños no han ido a más y, dentro de la inestabilidad, la situación en la carretera es estable», incidía ayer en declaraciones a este diario.

Sobre el cierre al tráfico de la carretera CV-651 a su paso por la avenida Ramón y Cajal, entre la plaza de la Hispanidad y la calle La Cadena, el alcalde de Moixent pedía a los conductores que accedan a la localidad desde Ontinyent o Aielo, que lo hagan por la autovía. Los propietarios de bancales «pueden acceder a sus campos por la misma carretera, aunque no pueden acceder al pueblo por esa carretera». Se han habilitado vías alternativas. Guillermo Jorques también informaba ayer que el suministro de agua potable en la zona, que quedó afectado por la rotura, ya ha sido restablecido.

El PP de Moixent pedía explicaciones al equipo de gobierno sobre la actuación realizada tras la DANA de 2019 en el punto donde se ha producido el socavón, preguntando «si se actuó correctamente en la reparación». Guillermo Jorques contestaba ayer a la oposición y aclaraba que «las obras tras la DANA no se hicieron en esa parte, se realizaron en el barranco del Bosquet pero más arriba, en la cabecera. Donde ahora se ha producido el socavón se colocaron unas barandillas para que el agua que bajaba por la calle se canalizara para desaguar en el barranco. Y esas barandillas no han cedido ahora», concluía el alcalde.

Compartir el artículo

stats