Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La diputación se propone duplicar la superficie del poblado íbero de Moixent

El proyecto arqueológico sigue creciendo tras casi un siglo de las primeras excavaciones

Una imagen desde el aire del yacimiento de La Bastida que gestiona la diputación. | LEVANTE-EMV

Desde que en 1928 los técnicos de la Diputación de València desplegaron sus primeras excavaciones en el entorno de la Bastida de les Alcusses, el yacimiento de Moixent no ha dejado de ganar relevancia hasta consolidarse como el gran buque insignia de la red provincial de poblados íberos. Casi un siglo más tarde, la corporación provincial encara los últimos trámites para dar un nuevo salto en la puesta en valor del enclave, con la perseguida ampliación del espacio de trabajo dedicado a la visita y a la investigación en 11,4 hectáreas.

En 1995, la diputación puso en marcha un ambicioso proyecto para compaginar las excavaciones con la promoción y divulgación de los elementos que componen la Bastida, convirtiendo visitable un yacimiento único en el patrimonio valenciano. Para lograr este cometido, aquel año se aprobó la ocupación de unos 70.000 metros cuadrados en el monte público de La Umbría por parte del Servicio de Investigación Prehistórica (SIP).

Ahora, la diputación quiere prolongar durante 25 años más su presencia en esos terrenos y ampliar a más del doble la superficie actual de intervención, con el objetivo de mejorar la conservación, el mantenimiento y la divulgación de los restos de un poblado por el que transitan cada año más de 15.000 personas, atraídas no solo por el valor histórico de los hallazgos, sino también por la recreación de edificaciones a escala real que muestran cómo vivían los habitantes de La Bastida en el s. IV a.C.

Esta semana, la Conselleria de Agricultura y Desarrollo Rural ha sacado a información pública el expediente de ocupación temporal que, una vez superado el plazo de alegaciones, permitirá al Museo de Prehistoria de la diputación disponer de 18,41 hectáreas de suelo en el enclave. La magnitud del incremento se entiende mejor si se tiene en cuenta que en la actualidad se trabaja sobre una superficie de apenas 7 hectáreas, situada a 700 metros de altura.

Desde la entidad provincial subrayan que el propósito de la ampliación no es otro que el de continuar avanzando en un proyecto arqueológico y divulgativo «casi centenario», a la vez que se ofrecen nuevos atractivos a los visitantes, cada vez más numerosos. En el mantenimiento del yacimiento juega un papel clave el Ayuntamiento de Moixent, con el que la diputación arrastra un duradero convenio para gestionar La Bastida de Les Alcusses y promocionar el legado de este bien de interés cultural del patrimonio valenciano.

Interpretación didáctica

La directora del Museo de Prehistoria, María Jesús de Pedro, hace hincapié en que la institución lleva trabajando «desde hace décadas» en la ampliación del espacio de trabajo y visita del poblado, una medida que considera «de gran importancia» para el crecimiento de un proyecto de intervenciones que contempla «dar continuidad a las excavaciones arqueológicas, consolidar las estructuras y servicios para la interpretación didáctica de los hallazgos por parte de los visitantes y la creación de nuevos itinerarios con los que mejorar la experiencia de la visita», enumera.

La arqueóloga y responsable del Museo de Prehistoria destaca la estrecha colaboración con el consistorio de Moixent y el resto de ayuntamientos que conforman la red provincial de yacimientos íberos. «Fruto de esos convenios con los entes locales, los yacimientos son espacios muy vivos en los que hay personal para ofrecer visitas guiadas e infraestructuras básicas como baños y aparcamientos», lo que a su juicio «permite compatibilizar la investigación arqueológica con las visitas y, por supuesto, con la protección y mantenimiento de los espacios naturales», apostilla.

Compartir el artículo

stats