Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra casa se hunde en la Vila mientras la inversión del Consell sigue atascada

El consistorio de Ontinyent espera aún los permisos para ejecutar los tres millones en obras de regeneración del barrio histórico pendientes desde 2010

La vivienda que se derrumbó ayer en la calle Muralla de Ontinyent, en el perímetro del barrio histórico de la Vila. | LEVANTE-EMV

En diciembre de 2010, cuando Juan Cotino ocupaba la cartera de Vivienda, la Generalitat selló un convenio con el Ayuntamiento de Ontinyent mediante el cual se comprometía a inyectar 3 millones de euros para la regeneración y revitalización del barrio histórico de la Vila. Once años y una sentencia judicial favorable a los intereses del consistorio más tarde, la localidad todavía aguarda los permisos de la administración autonómica para ejecutar una inversión desgranada en dos proyectos ya definidos.

La Conselleria de Vivienda ha ratificado este mismo año su compromiso de materializar la esperada aportación económica, pero la intervención sigue sin fecha y se demora, según las fuentes municipales consultadas por este diario, a falta de la autorización definitiva de la Conselleria de Cultura. Mientras tanto, el derrumbe de otra vivienda ubicada en el perímetro de la Vila, en la calle Muralla, volvió ayer a poner el foco en el proceso de degradación que sufre el casco antiguo de Ontinyent. La propiedad de la casa había iniciado los trabajos de consolidación del inmueble, con la colocación de puntales y la recogida de escombros, en cumplimiento de una orden de ejecución remitida por el ayuntamiento. Afortunadamente, cuando el hundimiento de la cubierta aconteció a primera hora de la mañana -arrastrando tras de sí la fachada y buena parte de la estructura- no había nadie en las inmediaciones y no hubo que lamentar daños personales. Sí se vieron afectados un vehículo estacionado junto a la vivienda -por el impacto de los elementos desprendidos- y el inmueble colindante a la construcción.

Una sentencia urge a intervenir

El convenio suscrito en su día por el antiguo Instituto Valenciano de la Vivienda (Ivvsa) para regenerar el barrio histórico de Ontinyent quedó en suspenso en 2014 durante la etapa de Isabel Bonig como consellera de Infraestructuras. Sin embargo, una resolución judicial dio la razón al consistorio y obligó a la Generalitat a cumplir sus términos. Durante la anterior legislatura, ambas administraciones firmaron un acuerdo para retomar las actuaciones, reformulando el proyecto y adaptándolo a los actuales intereses del barrio.

Vivienda ha ido dando todos los pasos requeridos para poder ejecutar la sentencia y el proyecto de la Vila, pero las obras siguen atascadas, para desesperación de los actores implicados. Fuentes municipales señalan que el consistorio desconoce todavía los plazos de ejecución, a expensas de que la Conselleria de Cultura -a través de la dirección de Patrimonio- dé el visto bueno y emita las autorizaciones correspondientes para comenzar a licitar.

En ese sentido, la corporación ha solicitado una reunión con este departamento para aclarar los escollos surgidos e intentar desbloquear cuanto antes las intervenciones. Patrimonio informó negativamente respecto a la modificación del Plan General planteada por el ayuntamiento, que ve este dictamen contradictorio con otro anterior favorable a los cambios introducidos.

Antes de firmar el último acuerdo sobre los trabajos, la Conselleria de Vivienda encargó varias propuestas arquitectónicas de intervención y la de Cultura eligió la más viable. A raíz de dicha decisión, Vivienda costeó el proyecto que dibuja las obras a efectuar. Pero la falta de entendimiento entre departamentos retrasa unos trabajos que desde la corporación municipal se observan como urgentes e imprescindibles para frenar la degradación del barrio de la Vila, declarado BIC. En 2020 la adminsitración autonómica ya reajustó las anualidades y postergó a 2022 y 2023 el grueso de la inversión prevista. El convenio contempla la construcción de doce viviendas y la regeneración del espacio entre las calles Trinitat, Roses y Callarís.

Donde sí se está actuando ya es en la recuperación de la muralla norte y en la mejora de la accesibilidad a la Vila. El consistorio, en cambio, tampoco ha recibido respuesta aún al último escrito remitido en respuestas a las pegas que puso Patrimonio al proyecto de restauración del barrio de Cantereria.

Compartir el artículo

stats