Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Terrateig despide a su primer alcalde de la democracia

Jesús Margarita, que gestionó el consistorio durante cuatro mandatos, ha fallecido a los 84 años

El exalcalde de Terrateig, Jesús Margarita.

Terrateig vuelve a estar de luto. Esta pequeña población de la Vall d’Albaida ha perdido a sus dos primeros alcaldes de la etapa democrática en el transcurso de apenas tres semanas. Después del fallecimiento de  Consuelo Fenollar -madre deGregorio Ordóñez- a finales de septiembre, este martes los vecinos despidieron a Jesús Margarita Ferrer en el funeral de quien ostentó la vara de mando municipal durante cuatro legislaturas, desde las primeras elecciones democráticas, en 1979, hasta 1995, año en el que Fenollar tomó el testigo al frente del ayuntamiento.

Margarita gestionó las riendas de la localidad de manera desinteresada -sin ningún tipo de remuneración- a lo largo de 16 años. Se presentó bajo las siglas de Alianza Popular primero y del PP después. El exalcalde, agricultor de profesión y residente toda la vida en Terrateig, ha fallecido a los 84 años de edad después de una larga enfermedad. La actual corporación municipal, en la que su hijo Jesús desempeña también el cargo de concejal del equipo de gobierno bajo siglas independientes, transmitió sus más sentidas condolencias a familiares y amistades del exregidor.

Bajo el mandato de Jesús Margarita, el asesinato de Gregorio Ordóñez a manos de la banda terrorista ETA conmocionó a los vecinos de Terrateig por la vinculación familiar del candidato a la alcaldía donostiarra con el pueblo de la Vall d’Albaida. En febrero de 1995, la corporación presidida por Margarita acordó nombrar hijo adoptivo a Ordóñez a título póstumo y rotular una avenida de la localidad con su nombre para tenerle siempre presente. El exalcalde acudió al entierro en San Sebastián del político en representación del municipio.

La actual alcaldesa de Terrateig, Silvia Ferrer, destaca de Margarita que «consiguió hacer mucho con muy poco y sin hacer ruido», puesto que cuando entró a gobernar la localidad partía de una situación muy precaria y difícil, en la que ni siquiera había aún agua potable. El exregidor era muy querido en el pueblo por su carácter comprometido, luchador, trabajador y discreto. Hasta no hace mucho era un fijo en la partida de dominó del bar.

Compartir el artículo

stats