Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Mis familiares viven en casas llenas de maletas por si el volcán les obliga a irse"

Sharon Adriana de Sousa Hernández llegó a Xàtiva en septiembre desde La Palma y consulta cada día con sus allegados la evolución de la colada

Sharon de Sousa llegó a Xàtiva desde la Palma a inicios del pasado mes de septiembre. | J. L. LLAGÜES

Llegó el pasado 1 de septiembre a Xàtiva, ciudad en la que aterrizó para iniciar una nueva vida. A sus 20 años de edad, decidió dejar atrás la Palma y emigrar a la Península. Su destino inicial era València, pero el alto precio de los alquileres causó que acabara asentándose en la capital de la Costera junto a su madre y su hermano. Ahora, observa desde la distancia la erupción del volcán Cumbre Vieja. Casi a diario habla con allegados y familiares.

«Cuando todo comenzó mi madre aún estaba allí y me envió un mensaje de audio contándome que el volcán acababa de explotar. La impotencia de no estar presente, de no poder ayudar, me superó», confirmó. Por suerte, su madre y su hermano llegaron a Xàtiva hace cinco días. Pero aún le quedan muchos allegados en la isla: «Mi abuelo es el que está más cerca, incluso un terreno suyo se ha visto afectado. La lava arrasó la casa y el terreno de mi padrino y mi madrina. No dejó nada».

Sharon lamenta las penurias causadas por la catástrofe natural: «Tengo amistades de toda la vida que se han tenido que ir a la otra punta de la isla. Y eso que sus casas no han sido engullidas por el magma. Sin embargo, dicen que las explosiones sísmicas ocasionan un ruido constante durante todo el día, que se te meten en la cabeza», comentó. «De hecho, creo que ir de turismo a verlo es un poco irresponsable. No es algo bonito, no es algo gracioso. Hay mucha gente que lo está pasando mal», prosiguió la canaria.

Según los expertos, la previsión es que el volcán siga en activo bastante tiempo. Sharon está pensando en coordinar un viaje en diciembre para intentar ayudar a los suyos: «Tengo pensado ir entre el 14 y el 15 de diciembre. Mi objetivo es ayudar a quién lo necesite, ser una voluntaria más. No voy a admirarlo ni a ver lo que pasa, el volcán me da igual».

Y es que todos los días le llegan testimonios de conocidos: «Mi pareja se encuentra en la Palma y estos días ha ayudado a un amigo a desarmar todos los muebles y a recoger lo que tiene en casa porque le han dicho que hay que evacuar. Desmontas una vida y lo haces de forma obligada».

Y es que ver lo que ocurre en su isla desde la distancia es muy duro: «Toda mi vida la he vivido allí, toda mi vida está allí. Tengo a mi abuelo en los Llanos, mi gente está en la Palma. Estamos asustados. No descarto traerme a mi abuelo», comentó ayer.

De momento no se ha encontrado con ningún otro canario en Xàtiva. Y confirma que cuando los residentes en el municipio setabense conocen su lugar de origen enseguida demuestran solidaridad: «Se les nota en la cara. Enseguida se muestran colaborativos y solidarios. Por lo que hablo con la gente de allí lo que ahora hace falta es dinero. Recursos».

Viaje en diciembre

«Si el volcán erupciona estando yo en la Palma creo que me habría quedado. Ahora mismo necesitan a gente para todo. Cualquier ayuda es bienvenida», relata Sharon. «Lo bueno es que en Canarias en general y en la Palma en particular la gente se auxilia. Si a un vecino le pasa algo todo el mundo se vuelca en ayudarle. Lo malo es que en muchos casos hablamos de personas desbordadas», argumentó ayer la joven de 20 años.

A su vez, recordó que en el instituto estudió el volcán de la Cumbre Vieja: «Creo que decían que igual en 100 años podía ocurrir el drama actual, pero ha llegado ahora. Con todas las pérdidas ocasionadas yo no lo veo bonito. No me llama para nada», declaró. «Yo he trabajado en un sitio delante del pabellón en el que dicen que van a alojar a las personas y creo que no hay sitio. Además, en el cuartel las camas son muy pequeñas...», declaró.

Consultada sobre su visión del trato de los medios a las noticias del Cumbre Vieja, cree que hay muchas diferencias: «En general se ha hecho muy bien, pero hay cadenas de televisión que han ido a buscar el morbo, eso es lamentable. También vi un directo en que unos periodistas lo dejaban todo y ayudaban en un desalojo. Al final, todos somos personas. Pondré otro ejemplo. El Rey y la Reina han ido a decir que rezaban para ayudar y youtubers como Ibai Llanos han puesto dinero de su bolsillo. Hay diferencias».

Sharon seguirá observando las noticias de la Palma desde la distancia: «Busco un trabajo en Xàtiva y sé que quiero quedarme. Como mi hermano y mi madre. Es una ciudad que nos encanta».

Compartir el artículo

stats