Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El camping que ocupa suelo inundable en Rugat pide duplicar su superficie

El complejo presenta un nuevo plan de reordenación para adaptarse al Patricova tras las órdenes de restauración de la legalidad de la Generalitat

El camping está rodeado de barrancos y junto a una laguna. | PERALES IBORRA

La promotora del camping Natura de Rugat ha presentado ante la Generalitat una nueva solicitud de Declaración de Interés Comunitario (DIC) para intentar legalizar y ampliar las instalaciones, en parte ubicadas en una zona de barrancos clasificada como inundable en la normativa autonómica del Patricova. Sobre el complejo, situado en plena naturaleza, pesa una reciente orden de restauración de la legalidad urbanística dictada por el director general de Urbanismo de la Conselleria de Política Territorial, que advierte de la imposición de posibles multas coercitivas.

Con independencia de este procedimiento, la propietaria del negocio -la mercantil Shaun Wilson, SL, radicada en l’Alfàs del Pi- ha registrado una propuesta de reordenación de espacios que elimina la superficie dedicada al alojamiento aguas abajo de la laguna incluida en el camping para desterrar el peligro de inundación. Como contrapartida, el proyecto que ha comenzado a tramitarse este mes en la conselleria -tras denegarse una solicitud pervia- plantea multiplicar por más de dos la superficie de actividad del recinto turístico, que pasaría de ocupar 30.255 metros cuadrados a 69.150 metros cuadrados.

La intención de los promotores es aumentar el espacio habilitado para alojamientos -en sentido longitudinal y en dirección sur y norte- hasta los 6.900 m2 (frente a los 6.900 m2 actuales) para poder dar cabida a un máximo de 603 personas, ofreciendo espacio para estacionar hasta 67 caravanas y autocaravanas y para instalar hasta 134 casas móviles prefabricadas, sin contar la zona de acampada libre. El resto de la superficie se distribuiría entre 36.780 m2 de zonas verdes, 826 m2 de edificaciones de servicios de aseo, bar, terraza o almacenamiento y 12.600 m2 de trazados viarios y espacios comunes. La zona inundable del complejo se reservaría para actividades recreativas que sí serían compatibles con el Patricova.

Una ocupación media del 70 %

La empresa basa su interés en ampliar las instalaciones en el «enorme incremento» de la ocupación media del camping en último año, que se ha situado en el 70 %. La demanda ha crecido un 30 % desde la llegada de la pandemia. «De ahí la necesidad de mejorar y aumentar la oferta de plazas de alojamiento de una manera proporcional y ajustada a los riesgos de inundación», subraya la propuesta presentada por los gestores del camping, que pone en valor la apuesta por un «turismo de naturaleza» que genera actividad, empleo y riqueza en una zona golpeada por la despoblación (Rugat tiene 174 habitantes).

En enero de 2021, la Generalitat emitió un requerimiento de legalización urbanística que daba al complejo un plazo de dos meses para solicitar una nueva DIC, tras la denegaciónde la anterior. La empresa pidió un aplazamiento debido al retraso en preparar la documentación, motivado por la pandemia y por la ausencia en España de su socio principal. Pero el departamento de Urbanismo rechazó la petición.

El proyecto diseñado ahora por la mercantil apuesta por la adaptación hacia un nuevo escenario de camping-resort de tres estrellas que ofrece «una nueva versión de servicios de valor añadido» para dar respuesta a la «creciente demanda de alojamientos vinculados a la naturaleza». El documento defiende la reactivación y preservación de un paisaje «en situación de abandono» mediante una integración «racional y sostenible» del negocio en el entorno.

La nueva ordenación planteada por el complejo prevé una amplia superficie de zonas verdes y queda ajustada al dominio público hidráulico de los cauces de los barrancos de Llopis y del Llop que lo rodean. La propuesta de actuación pretende evitar el desbordamiento del barranco Llopis mediante el levantamiento de un muro y una obra de drenaje transversal en la zona de dique natural de la laguna, que debería actuar como aliviadero.

La iniciativa empresarial también contempla un nuevo acceso al camping mediante una glorieta desde la calle Sant Rita, que une los pueblos de Rugat y Aielo de Rugat, con tal de garantizar una mejor entrada desde las carreteras comarcales limítrofes sin riesgo de inundabilidad. La promotora promete que las obras de ampliación tendrán un bajo impacto ambiental y estarán guiadas por un «carácter renaturalizador», al abogar por «soluciones constructivas blandas y sostenibles». La intervención ha de adaptarse al Plan General que está tramitando Rugat, suspendido en mayo por la Generalitat a la espera de que el ayuntamiento ajuste el documento a una serie de exigencias.

Compartir el artículo

stats