Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de la mitad de alcaldes cobra por debajo del salario mínimo

34 de los 61 munícipes de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida declaran ingresos de menos de 13.370 euros del erario público

Roger Cerdà, Jorge Rodríguez y Josep Albert.

La expresión «estoy en política para forrarme» que un exdirigente del PP de Valencia hizo célebre cuando trascendieron las escuchas del caso Naseiro nada tiene que ver con la realidad que ilustran las nóminas al descubierto de la inmensa mayoría de alcaldes. La última relación de sueldos aireada por el Ministerio de Hacienda sitúa las retribuciones públicas que perciben de media los munícipes de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida apenas unos euros por encima del salario mínimo interprofesional. En la práctica, sin embargo, 34 de los 61 alcaldes y alcaldesas de las tres comarcas cobraron en 2020 por debajo de esa horquilla fijada este año en 13.370 euros brutos, al compaginar el cargo con la actividad privada.

Solo 12 regidores desempeñan sus funciones de máximos representantes municipales con dedicación exclusiva, mientras que una veintena están liberados parcialmente. Los 29 restantes no tienen asignada una dedicación concreta: 15 no cobraron ni un euro de sus consistorios y 14, pequeñas indemnizaciones por asistencias a plenos o juntas de gobierno. En el sueldo no va ni el sacrificio extra de la pandemia, ni el hecho de no tener horarios ni que el teléfono pueda sonar a todas horas por cualquier problema vecinal.

En este ámbito territorial, el alcalde que percibió unos emolumentos más elevados el año pasado fue el de Xàtiva. Roger Cerdà declara 51.098 euros brutos, una cuantía que le sitúa en el puesto 21º de la clasificación de sueldos municipales a escala autonómica, a mucha distancia de los regidores de València, Castelló y Alicante, que cobran más de 70.000 euros anuales. En el ámbito comarcal, a Cerdà le sigue el alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, cuya retribución ascendió a 48.971,72 euros. El tercer y cuarto lugar lo ocupan el alcalde de Albaida y la alcaldesa de Benigànim. Josep Antoni Albert ingresó en 2020 un total de 42.000 euros, mientras que Amparo Canals percibió 41.204,33 euros brutos. Mai Castells, que preside la corporación de Canals, tuvo unas retribuciones de 37.779 euros el año pasado, antes de que la oposición se aliara para dejarla sin sueldo, al quedarse en minoría su equipo de gobierno.

Por encima de los 30.000 euros brutos al año también están los alcaldes de Aielo de Malferit (36.718,60 euros), Agullent (32.895,10 euros), Chella (33.269,44 euros), la Pobla del Duc (33.953,49 euros), l’Olleria (33.144 euros), Navarrés (32.899,56 euros) y la Font de la Figuera (30.872 euros). Los dos primeros solo están parcialmente liberados y combinan los quehaceres públicos con actividades privadas. Por debajo de esas cantidades, el alcalde de l’Alcúdia de Crespins, Roberto Granero, es el único con dedicación exclusiva (percibió 29.939 euros). En el rango de salarios le siguen la alcaldesa de Bolbaite (26.960 euros), el alcalde de Moixent (26.345 euros), el del Genovés (25.792 €), el de Montaverner (23.501 €), la alcaldesa de Quesa (22.040 euros), el de Cerdà (20.844 €) y la de Quatretonda (20.113,4 euros).

La alcaldesa de Bufali (156 habitantes) es la que más ingresó con arreglo al tamaño de su población: 16.994 euros que salen a 108 por vecino. En un nivel similar están los munícipes de Montesa (18.493 €), Guadassèquies (16.747 €), Alfarrasí (12.522 €), Bèlgida (18.485 €). Por debajo figuran los de Bocairent (8.568 euros), Fontanars (6.720 €), Llocnou d’En Fenollet (4.800 €), Terrateig (4.413 euros) y Otos (3.232 €) .

Compartir el artículo

stats