Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Instan a los herederos de Gregorio Molina a sellar un pozo junto al Castell

La oquedad se encuentra en una senda en las inmediaciones de la fortaleza de Xàtiva y la orden de ejecución emitida por el ayuntamiento se fundamenta en un informe de agentes del Seprona

Imagen de archivo de la parte trasera del Castell de Xàtiva, ubicación por la que discurre la senda donde está el acceso subterráneo. | PERALES IBORRA

El ayuntamiento de Xàtiva ha emitido una orden de ejecución para sellar un pozo ubicado en las inmediaciones del Castell. Según los datos del catastro, el acceso está ubicado en una senda que pertenece a unos terrenos cuya titularidad es compartida por los herederos de Gregorio Molina, antiguo dueño de la fortaleza setabense que falleció en 1969 y también ostentó la propiedad de la papelera San Jorge.

Estado actual del agujero, tapado con cintas de plástico. | LEVANTE-EMV

El plazo para hacer efectiva la orden de ejecución finaliza mañana y los afectados han contado con un plazo de diez días para presentar alegaciones. La petición del consistorio está fundamentada en varios informes oficiales, suscritos por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Vallada y técnicos del Servicio de Policía de Aguas y Cauces Públicos de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).

Llamada de una vecina

Fue una vecina de Xàtiva quién alzó la primera voz de alarma, alertando sobre la existencia del agujero y el peligro que representa para la seguridad de adultos y pequeños. Según consta en la documentación oficial consultada por Levante-EMV, realizó una llamada telefónica el pasado 22 de marzo indicando que había visto un agujero «con unas dimensiones aproximadas de medio metro, por el cual una persona adulta, un niño o un animal se puede introducir» mientras realizaba una ruta a pie por una senda que discurre en una parcela situada en la parte de atrás del Castell de Xàtiva.

Un mes después —25 de abril de 2021 — dos agentes del Seprona se personaron en el lugar. Constataron la presencia de «un pozo antiguo y con peligro para las personas... con evidencias de abandono y está muy próximo a la senda mencionada, por la cual los fines de semana hay una gran afluencia de personas». Los agentes comprobaron que el acceso mide 60 x 60 centímetros y que tiene una gran profundidad y agua en su fondo. La entrada fue precintada con cintas de plástico con el mensaje de «no pasar».

La Confederación Hidrográfica del Júcar también emitió un informe en julio de este año avisando del riesgo de caídas y explicando que no había indicios de que la instalación hubiera sido explotado para el riego o abastecimiento de viviendas.

Diez multas coercitivas

Fuentes del ayuntamiento confirmaron ayer que en el caso de que no se realicen las tareas de cierre y sellado del pozo será el consistorio quién se hará cargo de los trabajos de forma subsidiaria tras imponer diez multas coercitivas. Las sanciones comprenderán un 10 % del importe global cada una, hasta llegar al 100% del coste final.

De momento, el hoyo permanece abierto y solamente las cintas puestas por la Guardia Civil impiden la entrada. El ayuntamiento de Xàtiva está a la espera del devenir de los acontecimientos.

Compartir el artículo

stats