Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muñoz asume las riendas del COR con el reto de poner fin al sobrecoste de la basura

El alcalde de la Font, nuevo presidente del organismo, llama a «pisar el acelerador» con la planificación y puesta en marcha de las nuevas plantas

El nuevo presidente del COR, Vicent Muñoz, recibe la enhorabuena tras su elección de ayer. | LEVANTE-EMV

El alcalde de la Font de la Figuera, Vicent Muñoz, se erigió ayer en el tercer presidente al frente del Consorcio de Residuos V5 (COR) en los nuevo años de vida del organismo que gestiona la basura generada por más de 350.000 vecinos de 93 municipios de la Costera, la Canal, la Vall d’Albaida, la Safor y el Valle de Ayora. El dirigente, el primero perteneciente a Compromís que asume las riendas de la entidad, releva en el cargo a Roger Cerdà (PSPV) con dos años de mandato por delante y en cumplimiento del acuerdo de gobierno alcanzado en 2019 entre ambas fuerzas políticas.

Antes de ser nombrado por unanimidad en la asamblea de alcaldes celebrada en Xàtiva, Muñoz (hasta ahora vicepresidente del COR) dibujó una hoja de ruta continuista respecto a los últimos años, pero plagada de retos y asuntos aún por resolver. Lo primero que hizo fue poner en valor el trabajo que ha estado desplegándose hasta ahora. Eso sí, en declaraciones a Levante-EMV, el nuevo presidente llamó a los representantes del organismo a no dormirse en los laureles y a «pisar el acelerador» para acabar de definir lo más pronto posible la planificación y puesta en marcha de las nuevas plantas de tratamiento y transferencia de residuos proyectadas desde hace años sobre el territorio, una cuestión fundamental para acabar con los sobrecostes en la factura provocados en buena medida por la obligación de depender de otros consorcios para deshacerse de la basura, que termina así recorriendo grandes distancias y viajando hasta destinos alejados como Caudete, Llíria o Alicante, con los gastos que ello comporta.

Muñoz es consciente de la necesidad de tener completamente claro cuanto antes el nuevo esquema para garantizar la autogestión de los residuos de las cinco comarcas y cumplir con la normativa autonómica, que exige contar con instalaciones propias y adecuadas a los objetivos de reducción de residuos impuestos por la Unión Europea.

«Consenso» y «mirada amplia»

El nuevo presidente del COR asegura que la gestión de los desechos es «una de las principales preocupaciones de los regidores» y se compromete a trabajar «desde el consenso y con una visión amplia y territorial» para implicar a todos los ayuntamientos en los desafíos por delante. Otra tarea en la que el alcalde de la Font pone el foco es en la de afinar al máximo la trazabilidad de los residuos para que la ciudadanía «tenga muy claro lo que pasa desde que deposita la bolsa en el contenedor hasta el lugar en el que acaba».

Muñoz cree que el organismo ha de hacer autocrítica en materia de comunicación y aboga por redoblar esfuerzos para abrir sus puertas y acercarse más a la ciudadanía, explicando mejor su labor. Y es que buena parte de la población sigue observando al COR como un ente meramente recaudador de una tasa cada vez más elevada. Para desterrar esa idea, Muñoz remarca la importancia de incrementar lo máximo posible los índices de separación en origen de la fracción orgánica -que supone entre el 50 y el 55 % de las toneladas generadas en el ámbito de gestión- para minimizar la cantidad de residuos que acaban en el vertedero.

El dirigente señala que el tratamiento de una tonelada de basura en «bruto» ronda los 121 euros pero puede reducirse hasta los 88 euros si los vecinos separan correctamente en origen, disminuyendo un 30% el coste. «Cuantas menos toneladas generemos y más reciclemos menos pagaremos», sentencia. La entidad prepara nuevas acciones de concienciación, como la puesta en marcha de aulas ambientales.

Compartir el artículo

stats