Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albaida, Palomar y Bufali se alían para acelerar un macroproyecto solar

Los tres ayuntamientos sellan un convenio que unifica esfuerzos de cara a la tramitación de los diferentes parques que propone una promotora

Terrenos del polígono Sandón de Albaida, que se beneficiaría del proyecto. | PERALES IBORRA

Los ayuntamientos de Albaida, el Palomar y Bufali han sellado un convenio de colaboración que busca allanar el camino a la inversión planteada por una compañía valenciana para desplegar una serie de parques fotovoltaicos con una potencia de 100 megavatios a medio camino entre los tres términos municipales, lindantes entre sí, en una zona junto al río Clariano, próxima a la CV-60 y a la subestación eléctrica de l’Olleria.

En medio del maremágnum de proyectos de grandes plantas solares que los promotores privados llevan meses proponiendo en el territorio de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida, cuesta encontrar alguno que no despierte un mínimo de contestación social o que se tope con el rechazo de las administraciones locales.

Pero este es el caso del plan impulsado por la compañía IM2, cuyas persepectivas de implantación han propiciado que tres consistorios se den la mano para facilitar la tramitación y aprobación del necesario Estudio de Paisaje, que ha de determinar si los terrenos de tipología rural donde se proyectan las futuras instalaciones son aptos para albergarlas.

El acuerdo alcanzado -que no conlleva ningún coste económico par las arcas municipales- implica la delegación de competencias de los ayuntamientos del Palomar y Bufali en el de Albaida, para centralizar los esfuerzos y que este último se encargue de impulsar «cuantos documentos y gestiones sean necesarias» ante la Generalitat y otras instancias superiores de la administración para agilizar la inversión, teniendo en cuenta su mayor capacidad administrativa y de personal. De esta forma se unificará todo el proceso, incluida la fase de participación pública.

«Viendo cómo está el coste de la luz es una obligación de los gobernantes buscar alternativas para que la energía sea más barata», señala entre los argumentos a favor de la operación el alcalde de Albaida. Josep Albert espera que la iniciativa pueda ayudar a desarrollar el polígono industrial del Sandón, cuya urbanización el consistorio quiere retomar 13 años después de que se paralizara el PAI industrial proyectado sobre los terrenos.

Albert marca distancias entre la propuesta fotovoltaica que se ha presentado en Albaida y las que han desatado movilizaciones de rechazo en localidades como Fontanars, Aielo de Malferit o Montesa. Los alcaldes de los tres municipios implicados en este último megaproyecto coinciden en que el impacto de la actuación será mínimo y subrayan que la superficie donde se promueven las instalaciones no está sujeta a ninguna protección especial y se compone en buena medida de cultivos abandonados. Los propietarios de los terrenos, además, están por la labor. «Los promotores han hablado con ellos y están interesados porque se les da una alternativa económica a tener los bancales en muchos casos abandonados. Salen beneficiados», asegura Albert, que hace hincapié en que el convenio con los ayuntamientos hermanados se aprobó en el último pleno por unanimidad, con el apoyo de todos los partidos políticos.

Talleres de participación pública

Será la Generalitat, en última instancia, la que autorice o no la inversión. Antes de eso se abrirá un proceso de participación pública y la empresa promotora se ha comprometido a organizar talleres para explicar los tres proyectos que quiere presentar -uno en cada localidad- a los vecinos. Dado que el uso fotovoltaico se considera compatible con el planeamiento en todo el territorio, no será necesaria la aprobación de un Plan Especial ni la modificación de los instrumentos urbanísticos de los municipios afectados, pero sí se considera vital un análisis paisajístico que analice y cuantifique la capacidad de al territorio de alcoger las instalaciones y los espacios más adecuados. El estudio podría estar aprobado en el plazo e un año.

En Albaida, la promotora fotovoltaica quiere promover dos plantas solares sobre una extensa superficie. Albert no aprecia a priori ninguna repercusión negativa desde el punto de vista paisajístico y recalca que los parques se situarían alejados del núcleo urbano y sin afección para las localidades de Aielo de Malferit o l’Olleria.

El alcalde del Palomar, Jordi Vila, comparte que los huertos solares proyectados podrían ayudar a «abaratar la luz» y a dinamizar una zona con necesidad de nuevas oportunidades económicas. «Los principales interesados en que se haga el proyecto son los propietarios. Nosotros colaboraremos como entes públicos y la conselleria será la que decida si es factible urbanística y ambientalmente», remacha Vila.

Compartir el artículo

stats