Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retiran el mausoleo del primer fascista de España para buscar una fosa común

Los trabajos para el desmontaje del monumento franquista erigido en memoria del doctor Albiñana comienzan en el cementerio municipal de Enguera - Las familias de nueve represaliados enterrados debajo quieren identificar los restos

19

Desmontan el mausoleo del primer fascista de España para buscar los restos de nueve republicanos represaliados PERALES IBORRA / Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica

El pasado mes de mayo, los familiares de nueve republicanos represaliados en Enguera se movilizaron para poder recuperar los restos de los suyos. Un estudio sitúa la fosa común donde fueron enterrados bajo la tumba del mausoleo que el Franquismo erigió en memoria de José María Albiñana, considerado el primer político que fundó un partido puramente fascista en España.

Han pasado cinco meses desde entonces y los primeros pasos en recuperación de la memoria histórica ya se están dando. Trabajadores de una empresa local comenzaron ayer el desmontaje del monumento emplazado en el cementerio municipal de Enguera. Una vez retirada la construcción sufragada con dinero público del gobierno franquista —y los restos y tumba del «doctor Albiñana»— se comenzará a buscar a los nueve varones asesinados por escuadras de camisas negras falangistas en 1939. Comenzará a repararse su memoria.

En junio de este año, técnicos de una firma especializada provistos con un georradar confirmaron que bajo la capa de hormigón instalada como lecho de la citada tumba se constataba un corrimiento «inusual» de tierras, hecho considerado como un claro indicio de la posible existencia de la fosa común. Será en febrero del próximo año cuando se inicie el proyecto de excavación.

Alfredo Barberán es el portavoz de las familias y responsable del proyecto. Ayer atendió a Levante-EMV y explicó que los actuales trabajos son una fase intermedia de todo el proceso: «Contamos con los permisos necesarios para la ocupación temporal de los terrenos. La actual es una etapa preliminar, anterior a la futura excavación arqueológica».

Barberán confirmó que, una vez finalizado los trabajos, el mausoleo será devuelto a su sitio: «Así consta en el proyecto. Y así lo haremos. Incluso, se limpiarán algunas piedras de granito. Yo creo que el ayuntamiento o cualquier otra administración debería poner un cartel o leyenda para que la gente sepa quién fue Albiñana y cómo se costeó su monumento, que fue una construcción mortuoria franquista, con sus connotaciones. Se tendría que dar a conocer la historia».

A su vez, no dudó a la hora de apuntar que la retirada es una buena noticia: «Es un paso en la recuperación de la memoria histórica. Dos familiares de las víctimas han venido. Lo hacemos por ellos», comentó.

«Son derechos humanos»

Matías Alonso, coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica, también ha seguido todo el proyecto. Ayer atendió a este diario y comentó que el objetivo es cerrar heridas y buscar justicia para las familias: «Lo que queremos es reparar la memoria de nueve personas asesinadas, es un tema de puros derechos humanos». «Tras desmontar el mausoleo y quitar la tumba, en el fondo hay un piso de hormigón. Va a abrirse y se seguirá explorando hasta encontrar la fosa común», prosiguió. «La lectura del georradar fue compatible con la existencia de una fosa, con un corrimiento de tierras inusual. En todo momento se ha contado con la presencia del arqueólogo municipal, que da fe de lo que se está haciendo», apuntó.

«Está claro que comenzar con los trabajos es una buena noticia, sobretodo para las familias. Ya empieza a esclarecerse todo lo que rodea a un episodio muy triste. La finalidad es sacar los restos de allí, que no sigan bajo lo que es claramente un monumento franquista», apostilló Alonso.

Compartir el artículo

stats