Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Igualtat cuestiona la residencia en la antigua cantera de Barxeta

La lejanía respecto al núcleo urbano es un obstáculo

Recreación de los espacios ocupados por la futura residencia en la antigua cantera. | LEVANTE-EMV

La empresa que promueve un centro residencial para 150 personas mayores en la antigua cantera del Tossal Negre de Barxeta se ha topado con un nuevo obstáculo en el camino hacia la obtención de los permisos necesarios para asentar la actividad sobre una superficie de 10.000 metros cuadrados de suelo no urbanizable a las afueras de la localidad. Según ha podido saber este diario, la dirección general de Infraestructuras de Servicios Sociales de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha emitido un informe desfavorable respecto a la ubicación planteada por Residencial Lago Barxeta, SL, dada la lejanía con el núcleo urbano de la parcela en la que se pretende construir el complejo, donde existe un largo artificial.

Una resolución firmada a comienzos de este mes de noviembre por la arquitecta jefa del servicio de oficina Técnica de Proyectos y Obras del citado departamento autonómico, Amparo Benet, advierte de que, con la documentación aportada hasta ese momento por la constructora, «se carece de información suficiente para comprobar el cumplimiento de la orden de 4 febrero de 2005 de la Conselleria de Bienestar Social y,en consecuencia, no se puede emitir el informe solicitado» en el marco del procedimiento iniciado por la promotora ante la Generalitat con la solicitud de la Declaración de Interés Comunitario (DIC) para poder edificar el centro residencial.

La orden en cuestión regula el régimen de autorización y funcionamiento de los centros de servicios sociales especializados para la atención de personas mayores y determina que estas infraestructuras «se ubicarán en el casco urbano o lugar cercano al mismo, en un lugar con una adecuada red de transportes públicos o con un servicio regular de transporte que facilite la integración en el entorno». La normativa autonómica hace hincapié en que el emplazamiento de las residencias de la tercera edad debe estar próximo a equipamientos sanitarios y servicios comunitarios, si bien matiza que «en todo caso deberá disponer de las infraestructuras mínimas tales como acceso rodado, red de saneamiento municipal, abastecimiento de agua potable, suministro de energía eléctrica y teléfono». Sus vías de acceso, por último, «serán accesibles a los vehículos de servicios públicos, con una anchura mínima de 5 metros y una capacidad portante mínima de 2.000 kg/m2».

El informe de la conselleria, en cualquier caso, no implica una negativa a que la actuación siga su curso, a la espera de que la firma justifique con más detalle su propuesta para sortear el último escollo y recabar la autorización de Igualdad.

Una inversión de 5,7 millones

Como informó este diario hace un mes, la empresa Residencial Lago Barxeta, SL ya modificó el proyecto inicial con el objetivo de adaptarse a los requerimientos normativos en materia urbanística y se vio obligada a reducir el volumen principal del centro, suprimiendo la última planta de dos de los tres bloques contemplados, que sustituyó por sendos áticos retranqueados. La iniciativa fue valorada como viable tanto por el Ayuntamiento de Barxeta como por la Diputación de Valencia en lo que se refiere a los accesos rodados, al cumplimiento de la normativa municipal y al suministro de servicios básicos en el complejo. La promotora, que plantea una inversión de 5,7 millones de euros , se comprometió a buscar la máxima integración de la residencia en el paisaje y garantizó unos accesos adecuados desde la CV-600 que une Xàtiva y Simat.

Compartir el artículo

stats