Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moixent actúa para evitar más vertidos fecales al Cànyoles

El consistorio invertirá 300.000 euros en una nueva red tras el episodio de contaminación que causó la muerte de peces y una multa de la CHJ

Un técnico toma muestras de las aguas del río tras los vertidos, en octubre del año pasado. | LEVANTE-EMV

Moixent invertirá casi 300.000 euros en la instalación de una red de recogida de aguas pluviales y una red de saneamiento con bombeo para evitar el vertido de aguas fecales al río Cànyoles, una problemática que provocó la muerte de peces hace un año y que le costó al consistorio una sanción de 7.000 euros por parte de la Confederación Hidrográfica del Júcar, tras constatar los agentes del Seprona los abocamientos.

Los vertidos al río de aguas residuales y fecales provenientes de la urbanización Casa el Xato se produjeron a consecuencia de los daños que provocó la Dana de 2019 en la localidad. El temporal se llevó por delante la acequia que conectaba la fosa de decantación que recoge las aguas residuales con el canal de riego colindante, que utilizan los regantes, y desde entonces las aguas contaminadas de esa fosa estaban acabando directamente al río Cànyoles. Para evitar esos vertidos, el consistorio moixentí está realizando diariamente el vaciado de esa fosa de decantación, antes de que se produzca el vertido de las aguas fecales al río , unos trabajos diarios muy costosos, para los que se emplean camiones cuba, para vaciar la fosa.

Ahora, el consistorio llevará a cabo la instalación de la red de recogida de pluviales en la avenida Guerrer de Moixent y las calles Concordia y Escalinata, así como la incorporación de un sistema de bombeo que llevará las aguas a un espacio que las almacenará hasta alcanzar un nivel para luego canalizarlas a la red conectada con la depuradora de la localidad, que trata las aguas del resto de la población. De este modo, las aguas fecales que ahora acabarían directamente en el río —lo evita el consistorio con los costosos trabajos de vaciado de la fosa— irán a parar a la depuradora y no al Cànyoles, según desgranó ayer el alcalde de Moixent, Guillermo Jorques, a este diario.

El primer edil asegura que la obra comenzará «en breve», tras ser recientemente adjudicada. Los trabajos también incluirán la renovación de la calzada de la calle Concordia.

Las aguas residuales contaminadas que se estaban vertiendo al río que cruza la población provienen de la urbanización de la zona de la Escalinata y Casa El Xato, un zona residencial con más de 20 años, que lleva arrastrando este problema con las aguas desde su creación. Por ello, el alcalde de Moixent afirma que la obra que va a emprenderse «es la más deseada y esperada en la población. Hace años que hay que acometerla, pero por el elevado coste se iba aplazando».

Ahora, el consistorio cuenta con una subvención de la Diputació de València de 210.727 euros, con los que sufragarán la mayor parte del coste. El resto de la inversión la aportará el consistorio de fondos propios.

Finaliza la ejecución del paso inundable en el Barranc Roig

La semana pasada concluyeron las obras de ejecución de un paso inundable en la zona del Barranc Roig, unas obras que permitirán a los vecinos acceder a sus campos situados en esta zona, según han informado desde el consistorio. La actuación se enmarca en el Pla d’Inversions de la Diputació de València y ha contado con un presupuesto de 9.600 euros. El Ayuntamiento de Moixent cuenta con 640.854 euros de este plan provincial para acometer varias actuaciones.

Compartir el artículo

stats