Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reservas navideñas copan restaurantes pero los sanitarios ya cancelan sus cenas

Los profesionales del Departamento Xàtiva-Ontinyent suspenden el evento previsto en Ca Pareja «por responsabilidad» al crecer los contagios

Una terraza hostelera en la Albereda de Xàtiva, en una imagen de archivo. | PERALES IBORRA

El sector hostelero de la Costera y la Vall d’Albaida contiene el aliento ante el repunte de contagios que están experimentando ambas comarcas en las últimas semanas. Por el momento, ni la subida de la incidencia del coronavirus ni la obligación del pasaporte covid están afectando de manera significativa a la temporada de cenas navideñas. Las principales asociaciones consultadas por este diario constatan una fuerte demanda y mantienen unas expectativas halagüeñas de cara al mes de diciembre después de un noviembre por lo general «flojo» en cuanto a clientela se refiere. De hecho, algunos restaurantes ya han colgado el cartel de «completo» y afrontan las fechas más destacadas del final de año con lista de espera.

Esta circunstancia, sin embargo, contrasta con la decisión de los profesionales sanitarios del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent de suspender la gran cena prevista para el 17 de diciembre en el salón de banquetes de Ca Pareja, en Canals. Los organizadores han anulado el evento «por responsabilidad», a la vista de la situación epidemiológica y pocos días después del comunicado en el que la gerencia del departamento alertó del «importante incremento de casos covid» en las comarcas y llamó a extremar las medidas de seguridad. Fuentes del área sanitaria confirman que también se han cancelado un buen número de comidas y cenas tradicionalmente organizadas por los distintos servicios y unidades de los hospitales, para no comprometer los esfuerzos orientados a evitar la diseminación del virus en un momento en el que el personal suele ir más sobrecargados de lo habitual.

Por ahora, sin embargo, los propietarios de bares y restaurantes no están notando el impacto de las cancelaciones. El presidente de la Associació d’Hostalers de la Vall d’Albaida (Ahval), José Gómez, subraya que salvo «algún caso puntual» de reserva navideña que ha sido anulada, la demanda para final de año se sigue manteniendo en niveles altos después de empezar «muy fuerte», hasta el punto de superar a la oferta y de dejar a clientes «sin sitio» en algunos negocios. Las previsiones también son «muy buenas» en Ontinyent de cara a la celebración de la Puríssima, a pesar de que la localidad se sitúa en riesgo extremo por contagios, según los indicadores de la Conselleria de Sanidad. «La gente está empezando a seguir una vida normal y tiene ganas de celebrar», apunta Gómez, para quien el foco no ha de posarse tanto en la subida de la incidencia como en el índice de hospitalizaciones y pacientes en la UCI. «Cuando comenzaron a subir los contagios el año pasado empezó anularse todo en cadena, pero no es algo que esté pasando ahora. Con la vacunación se está perdiendo el miedo», incide.

Temor a nuevas restricciones

En esta apreciación coincide el presidente de la Asociación de Hostelería y Ocio de Xàtiva (Ahoxa). Richi Medina considera que la clientela «está respondiendo con normalidad» y generando unas buenas expectativas para las fechas navideñas. El hostelero recalca que el sector está actuando «con mucha precaución» para evitar nuevas restricciones en las próximas semanas que serían demoledoras para los negocios, dada las necesidades de ingresos que arrastran después de meses muy duros por los cierres que se suman a una crisis de suministros que -según sus previsiones- podría derivar en una subida de precios en el sector a comienzos de 2023.

Compartir el artículo

stats