El atasco de más de 25 kilómetros desencadenado por el accidente de un camión con un cargamento de pinturas y disolventes que se ha prendido fuego a primera hora de hoy en la A-7 a la altura de Alberic no se ha limitado exclusivamente a la citada autovía. A partir de mediodía, el desvío de un importante flujos de coches y camiones por carreteras secundarias ha comenzado a generar importantes colas en varias vías de la Costera hasta el punto de colapsar los principales puntos de acceso a Xàtiva.

Tanto la carretera CV-41 que conduce al hospital Lluís Alcanyís y a Manuel como la entrada a la ciudad por la carretera de la Llosa de Ranes y el centro comercial registran varios kilómetros de retenciones de vehículos que han obligado a intervenir a la Guardia Civil.

Las colas, según ha podido comprobar este diario, se extienden a lo largo de varias rotondas por la citada salida de Xàtiva y llegan prácticamente hasta el término municipal de Manuel. Muchos trabajadores no han podido llegar a sus puestos de trabajo en la capital de la Costera, incluido el hospital. En Vallés, donde tenía que instalarse esta mañana el nuevo cajero automático para dar servicio a los vecinos y combatir la despoblación, los trabajos han tenido que suspenderse debido a que los operarios encargados de la actuación no han podido llegar al municipio de la Costera.

Reapertura de la autovía

La A-7 en Alberic ha quedado reabierta completamente al tráfico diez horas después de que el incendio del remolque de un camión que transportaba material inflamable haya provocado grandes retenciones en la zona, donde han quedado atrapados vehículos ante la imposibilidad de avanzar, y en las carreteras comarcales cercanas.

Sobre las 13.30 horas se han reabierto al tráfico los tres carriles de la autovía en sentido hacia Valencia, mientras que en sentido hacia Alicante se ha podido volver a circular sobre las 15.15 horas, según han informado fuentes de Emergencias.