La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática rindió homenaje ayer a 15 personas de la comarca de la Canal de Navarrés víctimas del Holocausto para defender la libertad y los valores democráticos.

La ceremonia ha contado con la presencia de la consellera Rosa Pérez Garijo y del director general de Calidad Democrática, Iñaki Pérez Rico, además de representantes de familiares de las víctimas, entidades memorialistas y alcaldesas y alcaldes de las diferentes corporaciones locales de la comarca.

Durante el acto, Pérez Garijo ha librado a los representantes de los diferentes ayuntamientos de las localidades de procedencia de los 15 homenajeados los "Taulells de la Memòria" correspondientes al proyecto Construint Memòria para que se coloquen en un lugar visible de los municipios de Anna, Bolbaite, Chella, Enguera y Quesa.

La conselleria ha librado ya las 323 baldosas previstas a los ayuntamientos con los nombres y apellidos de los valencianos y valencianas que sufrieron aquel horror, 76 años después de la liberación de unos campos "de donde la mayoría no pudo salir nunca", manifestó Garijo. La consellera de Calidad Democrática afirmó que "76 años son toda una vida, y es toda una vida la que hemos tenido que esperar para que reciben este reconocimiento, un homenaje en el cual ninguna de las víctimas ha podido estar".

Pérez Garijo ha señalado que a través de lo Taulells de la Memòria se rinde homenaje no solo a quince víctimas del Holocausto en la Canal, sino a quince personas "que lucharon por la libertad; antifascistas que pagaron con su vida el compromiso asumido años atrás de no permitir que la tiranía, la explotación y el terror se hicieron los amos del mundo", apostilló.

Las personas homenajeadas este martes en Chella, víctimas del horror en los campos de concentración, fueron Eduardo Pérez García, de Anna; Vicente Martínez Pardo, Ramón Martínez Sarrión, Antonio Saló Gómez y Salvador Serrano Ors, de Bolbaite; Vicente Faus Talón, Francisco Garcia Gimeno, Vicente Puig Fayos y Joaquín Serrano Morales, de Chella; Manuel García Sanchiz, Evelino Giménez Martínez y Francisco Sanchiz Martínez, de Enguera, y Vicente Albuixech López, Bernabé Villanueva Galdón y Enrique Villanueva Galdón, de Quesa. Seis de ellos consiguieron la libertad después de años de calvario, pero los otros once murieron en el campo de exterminio.