Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un segundo ingresado de Ontinyent en la UCI eleva la alarma de cara a la Puríssima

La gerente del área de Salud pide extremar la precaución y advierte sobre las consecuencias de la relajación tras un mes de celebraciones

Urgencias del Hospital Lluís Alcanyís, en Xàtiva.

Los gestores del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent no esconden su preocupación ante la escalada de positivos por covid que ha estado registrándose en la Vall d’Albaida, y más concretamente en su capital, durante las últimas semanas. «Sabemos que se están haciendo fiestas y la gente se está relajando un poco en cuanto a adoptar las medidas que nos protegen contra la enfermedad». La frase expresada por la gerente del área sanitaria, Margarita Llaudes, en una entrevista concedida a la cadena Ser-Ontinyent es un mensaje claro de advertencia de cara a las celebraciones patronales de la Puríssima previstas para esta semana, que incluyen el multitudinario «bou en corda».

Los últimos datos registrados en el hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva apuntalan la sensación de inquietud que vuelve a extenderse entre los responsables sanitarios. Según ha sabido este diario , ayer había ingresados en la planta de este centro hospitalario 13 pacientes afectados por el coronavirus, de los cuales una decena procedían de Ontinyent. Todos están vacunados, la mayoría son hombres, cuatro tienen más de 80 años, dos entre 54 y 66 y la edad de la más joven es de 27 años. Este jueves, además, se produjo un segundo ingreso por covid en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Alcanyís, que se suma al otro contabilizado hasta ahora desde el repunte de contagios. Ambos son hombres y ambos son de Ontinyent.

La última actualización oficial de la Conselleria de Sanidad, el martes, contabilizaba más de un centenar de casos activos en la capital de la Vall d’Albaida y la incidencia acumulada ya se sitúa en 372 positivos por cada 100.000 habitantes, más de 100 puntos por encima de la media del Departamento de Salud y un marcador de riesgo elevado. A comienzos de noviembre, la incidencia en la ciudad era de solo 76 casos. La subida exponencial del ritmo de contagios cogió a Ontinyent a las puertas de la Fira de Novembre y la tendencia se ha mantenido al alza desde entonces.

La gerente del área sanitaria ha llamado esta semana la atención sobre otro hecho: de las 147 pruebas que se hicieron entre el 29 y el 31 de noviembre en la zona básica de salud que abarca Ontinyent y Fontanars, 46 tests han dado positivo, lo que arroja una tasa de positividad muy alta, del 21,5%, siete puntos por encima de la media del total de pruebas realizadas en el conjunto del departamento: de 937 tests analizados en ese mismo periodo, 140 han resultado positivos.

En l’Olleria, donde el número de casos se ha duplicado en las últimas semanas, la tasa de contagios sobre pruebas desplegadas también alcanza el 20 %. «Eso significa que nos estamos relajando y están saliendo muchos positivos que no tendrían que salirnos. Nos hemos quitado la mascarilla, vemos con más normalidad hacer fiestas y reuniones y es para preocuparnos», advirtió Llaudes en la Ser.

Presión asistencial

La responsable sanitaria ha querido hacer una llamada a la población para que sea «consciente» de lo que implica esa relajación para la sociedad al completo, puesto que no solo está conduciendo a un incremento de la presión hospitalaria (los ingresos se han doblado en una semana), sino que también altera la actividad asistencial porque obliga a realizar rastreos de personas, a cerrar aulas de colegios y puede trastornar a los negocios por la obligación de guardar cuarentenas.

Más de 15.000 adultos siguen sin vacunarse

Aunque 157.900 personas que residen en el ámbito geográfico del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent ya cuentan con la vacunación completa, más de 15.000 mayores de 12 años siguen si nestar vacunados, al igual que otros 19.000 menores de esa edad. La gerente, Margarita Llaudes, ha puesto el foco en estas cifras para concienciar a la población de la necesidad de no relajarse. «Los no vacunados son mucho más contagiantes y que los vacunados».

Compartir el artículo

stats