Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El trazado de la planta de Aielo afecta a dos especies de aves amenazadas

La promotora defiende que el impacto será mínimo

A la derecha, la planta solar proyectada. El trazado en verde es la línea de alta tensión. |

Tanto la planta solar como el trazado de alta tensión que la compañía Premier Group proyecta entre Aielo de Malferit y Montesa afectan a un espacio natural catalogado como Área Importante para la conservación de las Aves (IBA) por la presencia regular de una parte significativa de la población de aves consideradas prioritarias por la organización BirdLife. En concreto, el estudio de impacto ambiental presentado por la promotora identifica hasta once especies a proteger dentro de la zona de actuación que podrían verse de alguna manera afectadas en las diferentes fases de construcción y explotación del parque fotovoltaico de Aielo. De ellas, dos se encuentran en peligro de extinción o en situación de vulnerabilidad debido a la pérdida de ejemplares: la terrera común y el águila perdicera.

Ambas especies, junto al martín pescador y el búho real, son consideradas prioritarias por la empresa a la hora de intentar mitigar al máximo los impactos de las instalaciones, que en cualquier caso la firma determina como «bajos», «compatibles» o «poco significiativos».

El estudio ambiental reconoce que la intervención podría conllevar riesgos «moderados» tanto en lo que se refiere a la destrucción de hábitats como a la obstrucción del movimiento de las aves, a la electrocución de las mismas, a perturbación de su condiciones normales de vida o a la destrucción de nidos y camadas, puesto que se contempla instalar 20 torres de alta tensión que cruzarían la Serra Grossa y eliminarían superficie arbolada.

Con la aplicación de las medidas correctoras propuestas, sin embargo, la promotora sostiene que la mayoría de estos peligros quedarán eliminados y que las obras serán compatibles con el medio. No ocurre lo mismo, en cambio, con la problemática de las colisiones y electrocuciones con el trazado eléctrico. El estudio de impacto ambiental subraya que, aunque se apliquen medidas mitigadoras, el nivel de afección no se vería rebajado. Numerosos estudios apuntan a que la colisión contra los cables de tensión es una de las causas de muerte más frecuentes entre las especies amenazadas de grandes aves en todo el mundo. La representación de Premier Group, en cualquier caso, defiende que dicho impacto puede reducirse hasta un 60% con la colocación de elementos salvapájaros en las zonas de mayor peligrosidad. Además, señala como «prácticamente nulos» y «poco probables» los riesgos de electrocuciones de aves en la línea proyectada entre Aielo y Montesa por el tamaño de las torres y las distancias enter conductores y entre éstos y el cable de tierra.

Los impulsores del parque fotovoltaico incorporan a la tramitación del proyecto un minucioso estudio de observación y evaluación de las áreas de cría y del hábitat de las poblaciones presentes en la superficie afectada para, a continuación, valorar detalladamente cada una de las molestias que podrían ocasionarles aspectos como el ruido de las obras o la puesta en marcha de las instalaciones. Los observadores detectaron 202 aves pertenecientes a 22 especies diferentes, entre ellas el cernícalo vulgar o varias rapaces.

65 hectáreas

La compañía dedicada a las energías renovables quiere invertir 26 millones de euros para instalar 86.190 paneles solares en una superficie de 65 hectáreas con la emblemática partida de Cairent como centro neurálgico. De entre las tres alternativas de actuación planteadas en el proyecto, la promotora mantiene que la menos agresiva para el medio natural conllevaría un nivel de afección «bajo» en la escala de cuantificación de impactos sobre la Red Natura 2000.

La actuación es compatible con la normativa urbanística

Un informe emitido por el Ayuntamiento de Aielo de Malferit a petición de la promotora del parque solar proyectado en la partida de Cairent concluyó que la actuación es compatible con la normativa y el planeamiento urbanístico municipal. La empresa, sin embargo, tiene que obtener aún varios permisos especiales y el consistorio suspendió la aprobación de licencias para este tipo de instalaciones. El tendido de la planta para evacuar la energía hasta una subestación en Montesa atravesaría cauces y barrancos y tres vías pecuarias, afectando a una zona considerada Hábitat de Interés Comunitario.

Compartir el artículo

stats