Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital de Ontinyent tendrá un laboratorio para analizar PCR masivas

Todas las habitaciones serán dobles para adaptar el centro a nuevas pandemias - Sanidad consulta al Jurídic unos cambios que disparan el coste un 26%

El nuevo Hospital General de Ontinyent, en construcción. | PERALES IBORRA

La modificación del contrato de construcción del nuevo Hospital General de Ontinyent anunciada por la Conselleria de Sanidad en julio incluye una batería de cambios para adaptar las instalaciones a las necesidades derivadas de una situación de pandemia como la que de manera imprevista afrontan las autoridades sanitarias desde marzo de 2020.

Entre las novedades planteadas por la administración autonómica, que conllevan un incremento presupuestario de 7,9 millones de euros, figura la dotación de un servicio de laboratorio o «sala blanca» para realizar PCR, junto a la implantación de los equipos suficientes para poder desplegar pruebas diagnósticas de manera masiva. De esta manera se pretende paliar una de las carencias detectadas a raíz de la eclosión de casos de covid en el Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent, donde únicamente se dispone de un laboratorio en el hospital Lluís Alcanyís que se ha visto desbordados en determinados momentos en los que se han producido picos de la enfermedad en las cuatro comarcas que abarca el área sanitaria (la Costera, la Canal, la Vall d’Albaida y parte de la Ribera Alta).

Otra modificación que pretende incorporar la Conselleria de Sanidad en el contrato de obras tiene que ver con la distribución de las plantas de hospitalización. Con la nueva propuesta, todas las habitaciones individuales contempladas inicialmente (un total de 47) se transformarán de manera que puedan desdoblarse y albergar dos camas en caso de que la presión asistencial así lo requiera. Aunque inicialmente solo se contemplan 8 habitaciones dobles, las individuales se equiparán con el espacio y los medios sanitarios para atender situaciones excepcionales como las que se han visto con la pandemia, que ha obligado a habilitar espacios exclusivos hasta ahora no previstos para acoger a los pacientes. Así podría evitarse -como ocurre ahora- que todos los ingresos covid procedentes de la Vall d’Albaida tengan que derivarse al hospital de Xàtiva, loque ha provocado colapsos en algunos momentos más críticos de la crisis sanitaria. En Ontinyent habrá 5 camas de UCI y cinco quirófanos.

La ampliación del contrato de construcción del hospital de Ontinyent promovida por Sanidad está a expensas de su aprobación definitiva. El departamento autonómico remitió una consulta sobre los cambios propuestos al Consell Jurídic Consultiu (CJC), puesto que el modificado de obra supone unos sobrecostes del 25,84% sobre el presupuesto inicial de los trabajos que dispara la inversión total a 38,4 millones de euros. En 2022 la inyección prevista es de 13,8 millones. Dada la entidad y el volumen económico de las mejoras diseñadas, existen dudas sobre si habría que sacar de nuevo a concurso las obras. Según ha podido saber este diario, el Jurídic emitió este miércoles el dictamen solicitado por la conselleria, si bien su contenido por el momento no ha trascendido, a la espera de su recepción por parte de Sanidad y de su publicación por cauces oficiales.

Gases medicinales

Otra de las novedades introducidas en la configuración del nuevo hospital es el refuerzo de los sistemas de climatización y de las condiciones de ventilación, junto a la adecuación de las instalaciones de los aseos públicos a las demandas de higiene existentes. Por otra parte, las instalaciones de gases medicinales se ampliarán de tal forma que puedan dar abasto tanto al incremento de número de camas planteado como al mayor caudal que precisan los pacientes covid. La conselleria quiere aumentar la simultaneidad de los conductos de oxígeno y aire al 100% en aquellas zonas susceptibles de acoger a pacientes infecciosos, dado que la pandemia ha obligado a reconvertir espacios sanitarios en unidades especiales de hospitalización covid.

El modificado del proyecto incluye igualmente medidas de control de accesos para limitar los aforos y evitar el contacto con superficies, dos cuestiones que se han demostrado claves en la lucha contra el virus que ha puesto patas arriba la atención sanitaria.

Otra novedad de las instalaciones, que atenderán a una población asignada de 56.500 personas de doce municipios de la Vall d’Albaida, será la implantación de los sistemas informáticos necesarios para aplicar la telemedicina y el trabajo entre los servicios de atención primaria y hospitalaria, según precisan fuentes sanitarias.

Compartir el artículo

stats