El humor de los personajes de la compañía catalana La Bella Tour abría ayer en el Parc del Mestre Ferrero la programación del X Festival de Circ i Teatre de Ontinyent, que tuvo que aplazar los primeros espectáculos previstos para el pasado fin de semana debido a la lluvia. En el espacio abierto en el parque, y con mascarilla, público de todas las edades se reunía para disfrutar de una representación protagonizada por dos payasos de la vieja escuela que intentan sobrevivir en el mundo moderno, y que combinaba el humor y la interacción característicos del género clown con otros como acrobacias o equilibrismos.

La concejala coordinadora del festival, Sayo Gandia, explicaba que «después de haber aplazado las primeras actuaciones por el mal tiempo, la actuación ha sido una buena muestra de aquello que vamos a poder disfrutar estos días con el festival: espectáculos en los diferentes barrios que se pueden disfrutar de forma segura, dando a las familias de Ontinyent y otras localidades un atractivo más para acompañarnos y hacer sus compras en la ciudad, al tiempo que apoyamos al sector artístico y cultural ante las grandes dificultades que están teniendo para salir adelante», señalaba.

El siguiente espectáculo previsto será el próximo domingo 26, y habrá dos representaciones. La primera será Circus Hería de los madrileños Bambolea, que harán un homenaje a las antiguas ferias ambulantes en la Plaça de la Concepció, donde se podrá disfrutar de espectáculos de mástil chino, acrobacias aéreas, contorsionistas y equilibrios, además de clásicas casetas de feria en dos sesiones, de 11:00 a 13:30 horas y de 17:00 a 21:00 horas.

El segundo espectáculo será a las 17 horas en el Teatre Echegaray, con Las 7 diferencias, de los valencianos Pont Flotant, el único espectáculo con entrada de la programación. Será a 8 euros en general y 6 con descuento. Las siete diferencias mostrará en escena a personas de rasgos físicos y de orígenes muy diferentes, de la mano de dos intérpretes valencianos y cuatro procedentes de Guinea Ecuatorial, Bangladesh, Perú y China. El lenguaje del cuerpo, la música, el juego, el humor y la mezcla de las historias reales de los intérpretes con la ficción son algunos de los ingredientes de un espectáculo para público infantil que reflexiona a propósito de lo que realmente separa y une a las personas.