Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión asistencial en los centros de salud dispara las quejas de los usuarios

Los problemas con la atención teléfonica y las dificultades para conseguir cita por la sobrecarga se repiten en localidades como Ontinyent, Xàtiva o Canals

Centro de salud del Barranquet, en Ontinyent. | PERALES IBORRA

La avalancha de positivos por covid desencadenada durante las fiestas navideñas ha sobrecargado aún más la presión asistencial en los centros de salud de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida,que además han de lidiar con la campaña de vacunación con la tercera dosis. La consecuencia es que la atención de los pacientes que acuden a otro tipo de consultas se está volviendo a ver lastrada. Según ha podido saber este diario, las quejas de los usuarios son especialmente notorias en localidades más pobladas con grandes índices de incidencia como Ontinyent, Canals y Xàtiva. El malestar viene sobre todo motivado por las dificultades para encontrar a alguien descuelgue el teléfono y por los retrasos y dificultades para conseguir fecha en las agendas de los centros médicos.

Desde los equipos sanitarios se pide comprensión a los usuarios debido a la gran cantidad de positivos que tienen que atender, con unas plantillas muy a menudo al límite que no dan abasto por la falta de refuerzos. Pero la paciencia de muchos vecinos se agota y son muchos los que quieren dejar constancia de la situación.

«He llamado treinta veces y nadie me ha cogido el teléfono en toda la mañana», relataba el lunes a este diario una vecina de Xàtiva que se pasó el día intentando pedir sin éxito hora para que le proporcionaran el tratamiento médico asignado que está siguiendo en el centro de salud Ausiàs March. «Es una poca vergüenza lo que están haciendo, por lo menos debería haber una persona que atienda el teléfono», añadía Noelia Samit, que notaba la misma ausencia de atención en otros servicios públicos como el Instituto de la Seguridad Social. En Ontinyent, la saturación de los centros de salud comenzó a evidenciarse cuando los contagios se dispararon exponencialmente tras las fiestas de la Puríssima, a comienzos de diciembre. Problemas para pedir cita previa a corto plazo, agendas llenas durante varias semanas, aplazamientos... Con los casos aflorados durante las vacaciones de Navidad, las dificultades se mantienen un mes después y alcanzan a los resultados de las pruebas diagnósticas. «Me hicieron una PCR el lunes 3 de enero, me dijeron que tardarían dos días en darme el resultado, pero una semana más tarde todavía no sé nada. He llamado y me dicen que van retrasados. Hay gente a la que ni siquiera se lo han dado», hizo público el lunes una vecina de Ontinyent subrayando que no había sido ella la que había solicitado la prueba. «Me llamaron ellos para que fuera, ¿de qué sirve el protocolo?», se preguntaba. Otros residentes de la localidad se quejan de que llevan un mes esperando una cita con el médico, desde la ola de positivos de diciembre.

Sin fecha para el pediatra

En Canals, diversos usuarios coinciden en las dificultades y los retrasos de más de una semana con los que se han topado en el último mes para conseguir una cita en el pediatra del centro de salud -ya sea de forma telefónica o presencial- en plena la campaña de vacunación en las escuelas. La aplicación online reflejaba la falta de fechas disponibles y obliga a los vecinos a insistir por todas las vías para conseguir una consulta. En esta localidad de la Costera también son continuas las quejas por las carencias relacionadas con la atención por teléfono.

Compartir el artículo

stats