La gratuidad del servicio de autobús urbano en Ontinyent ha servido para multiplicar por cuatro su uso por parte de la ciudadanía. Los usuarios han pasado de 24.000 a 100.000 al año desde que el servicio pasó a ser gratuito el 1 de enero de 2020, según explicaron ayer, en el balance de los dos años de municipalización del servicio, el alcalde, Jorge Rodríguez, y las concejalas Inma Ibáñez, Sayo Gandia y Natàlia Enguix.

Rodríguez destacaba la utilidad del servicio y afirmaba que «dos años después, en los que hemos incorporado autobuses más modernos y otras mejoras, podemos estar satisfechos porque las cifras demuestran que un servicio que era ineficiente ahora es mucho más útil».

La edil Inma Ibáñez ponía de relieve la incorporación de los dos nuevos autobuses con un coste de 365.000 euros, con espacios interiores más anchos a la vez de más maniobrables. Resaltaba también las mejoras en las marquesinas y avanzó que se está trabajando en la digitalización de las paradas y la creación de una nueva línea a los polígonos industriales. Por su parte, Sayo Gandia explicaba que «no solo se ha evitado el lanzamiento de 10 toneladas de CO₂ a la atmósfera, sino que también hemos contribuido a la disminución de la congestión urbana del tráfico». La regidora Natàlia Enguix incidía en que el autobús urbano gratuito ha permitido «garantizar el derecho a la movilidad de aquellos sectores de la población más vulnerables tanto económica como socialmente; y especialmente a las mujeres, el grupo de población más afectado», ya que un 76,8% de los pasajeros habituales son mujeres, «que en muchos casos no disponen de carnet de conducir y necesitan de alguien que les acompañe», remarcaba ayer.

Encuesta de satisfacción

La concejalía de Transporte encargó durante los meses de octubre y noviembre de 2021 una encuesta, que realizó la empresa Investrategia a finales de noviembre en diferentes paradas y a unas 300 personas usuarias, una encuesta de satisfacción del servicio. Entre los resultados del sondeo, desde el ayuntamiento destacaron que la media de la valoración del autobús es de un 9 sobre 10. Un 50% de las personas entrevistadas respondían que no hace falta ninguna mejora para el servicio actual, mientras que un 13% sugería una mayor frecuencia de paso, y un 5’6% pedía la inclusión de «más paradas» en el recorrido.