Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo frena la ampliación de la zona industrial en Agullent

El alcalde confía en que las deficiencias se subsanarán en breve

El ámbito de actuación en el que se plantea la reclasificación de suelo y la futura rotonda. | PERALES IBORRA

La actuación promovida por el Ayuntamiento de Agullent para completar el desarrollo industrial del polígono en el ámbito dels Planets se ha topado con algunos obstáculos en su camino hacia la aprobación definitiva por parte de la Generalitat. El servicio territorial de Urbanismo de València emitió este 7 de enero un informe desfavorable respecto a la propuesta planteada por el consistorio para modificar las normas subsidiarias de la localidad, al apreciar una serie de deficiencias relativas al incumplimiento de los estándares urbanísticos y de edificabilidad, así como a la alteración de las zonas verdes.

El escrito, al que ha tenido acceso este diario, da diez días a la corporación municipal para que subsane los errores indicados. El alcalde de Agullent, Pau Muñoz, se muestra seguro de que no va a haber ningún inconveniente para salvar de forma diligente los escollos técnicos detectados, a los que resta trascendencia. Muñoz confía en que los técnicos municipales articularán una solución rápida para evitar retrasos en el procedimiento.

El proyecto, que contempla la reclasificación de 3.000 m2 de suelo no urbanizable como suelo urbano industrial y la reordenación del extremo este de la zona industrial, inició su tramitación en 2017 a petición de una empresa del polígono. El objetivo es garantizar un final adecuado a la calle principal del ámbito con la creación de una nueva rotonda que ofrecerá una salida al vial Paseo de la Habana, en el que actualmente se interrumpe la circulación al no existir posibilidad de giro, lo que genera un encajonamiento. De esta manera se pretende culminar la trama urbana existente mediante una pequeña intervención que solo comportaría una línea de manzana edificable. Al mismo tiempo, las obras darían viabilidad económica al suelo urbano industrial sin edificar en la zona, ampliando una parcela industrial para que pueda sufragar las cargas de la urbanización.

El informe emitido por el jefe del servicio territorial de Urbanismo de València, sin embargo, hace hincapié en que los cálculos empleados en el proyecto para definir la proporción existente entre las dotaciones públicas y la edificabilidad en la zona son incorrectos, al tomar como referencia todo el polígono industrial y no solo el ámbito en el que se circunscribe la actuación, como marca la normativa. En ese sentido, el departamento autonómico advierte de un incumplimiento de la ley porque el estándar dotacional global de la ordenación propuesta, obtenido de la relación entre la superficie de las dotaciones públicas y la edificabilidad total, se sitúa por debajo de los parámetros exigidos.

Reajuste de la edificabilidad

El informe recalca que esta problemática podría solventarse reduciendo la edificabilidad en la nueva parcela industrial resultante de la reclasificación o con la calificación como suelo dotacional público de una parte aledaña que podría destinarse a un espacio viario o incluso al aparcamiento de vehículos. Bastaría así con reajustar la edificabilidad y con ampliar la superficie pública viaria, cambios a pesar de los cuales el plan de ampliación seguiría siendo viable económicamente.

Por otra parte, la actuación comporta una modificación de una zona verde en el ordenamiento, lo que -según subraya el jefe territorial de Urbanismo- obliga a que el Consell Jurídic Consultiu se pronuncie y emita un dictamen preceptivo. Ello a pesar de que el proyecto incrementa la superficie de zona verde un 16,7% y mejora el efecto de transición entre la parte industrial y la rústica, ofreciendo además continuidad con el camino agrícola existente en el tramo nordeste del ámbito.

Compartir el artículo

stats