Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Un espacio justo en un Fitur anómalo

Un espacio justo en un Fitur anómalo

Esta vez, València Turisme ha rizado el rizo en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que ayer se inauguró en las instalaciones de Ifema en Madrid. Pero vayamos por partes. En primer lugar, y después de la última edición celebrada en mayo del pasado año, con el objetivo de ir volviendo a la normalidad dentro de la anormalidad del Covid, las medidas de seguridad para la entrada en Ifema fueron de chiste de esos de dar vueltas y vueltas a una cinta colocada con esa mala intención de que nunca llegas al sitio.

Una vez conseguido el objetivo de tener el paso libre, faltaba la oportuna acreditación del pasaporte covid (3/3 pone en el mío) y eso ya es garantía mínima de poder entrar a Ifema, acompañada de la acreditación, DNI, y pulserita que te ponen que luego es imposible quitarla si no es con unas tijeras. Cosas de la seguridad.

Ya dentro del recinto se llega al pabellón 7, donde está toda la oferta turística de la Comunitat Valenciana, bueno, y de Catalunya, Castilla la Mancha, Extremadura….que como hemos dicho en anteriores crónicas sobre Fitur, atrás quedan los años de bonanza y de tirar el resto, donde los valencianos teníamos un pabellón para nosotros solitos, en lo que es considerada la segunda feria de turismo más importante del mundo. ¿Y porqué se rizó el rizo en esta ocasión?, Sencillamente porque València Turisme, la marca bajo la cual acuden a Fitur los pueblos y ciudades que tienen algo que ofrecer, tiene un interés digamos justito en según qué parcelas. Han suprimido a los informadores locales de cada ciudad y han puesto azafatas/os contratadas por la marca.

La informadora de Xàtiva, Ontinyent, Alzira, Paterna etcétera ya no informa de las propiedades de su territorio porqué ya no existen, y tampoco existe el mostrador con el nombre de cada ciudad, sino una mesa y una silla donde se van turnando los responsables turísticos o políticos que han concertado entrevistas de trabajo o van a presentar sus iniciativas. Más justito imposible, por lo que hay que recurrir a la agenda institucional para ir presentando y dejando espacio para el siguiente.

Así, Xàtiva presentó tres más que interesantes propuestas o iniciativas: la Feria Borja, con la novedad de un apartado para artesanía, y teatro, conciertos, exposiciones, visitas guiadas… la gastronomía, y el festival de música antigua. El milenario del Collar de la Coloma, donde se piensa conmemorar con todo tipo de iniciativas esta efemérides, y el Festival Nits al Castell con el atractivo de Víctor Manuel y Pep Gimeno Botifarra.

Ontinyent, por su parte, presentó los refugios antiaéreos del Regall y Tortosa i Delgado, patrimonio donde se está trabajando para ampliar el relato de la Memoria Histórica Democrática local como producto turístico.

El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, insistió en la necesidad de acudir a Fitur para ir cerrando colaboraciones con otras administraciones y empresas. Por ejemplo se tuvieron conversaciones con responsables culturales de Córdoba para que se involucren en la conmemoración del Collar de la Coloma.

La concejala de Cultura, Raquel Caballero, fue del mismo parecer de acudir a Fitur para decir que se está vivo, porque si no están en Fitur no existes, aunque también se quejó de la infraestructura de esta edición, con el poco espacio existente, pero al menos se eligió una imagen del castillo para decorar el estand compartido por todos. Eso si, la oferta de sol y playa estuvo presente y sentada en las gradas de preferente.

La oferta de turismo cultural continúa esperando que se le dé la importancia que merece.

Compartir el artículo

stats