Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenado a dos años un ladrón cazado en Xàtiva por el ADN de un mechero

El acusado no pudo explicar en el juicio por qué la Policía halló el encendedor en la casa asaltada, de la que se llevó varios objetos antiguos

La Ciutat de la Justícia de València.

Los vestigios de ADN localizados en un mechero han resultado claves para condenar a un ladrón reincidente por el robo con fuerza perpetrado en una casa deshabitada de Xàtiva. La sección quinta de la Audiencia Provincial ha confirmado para el acusado una pena de dos años de prisión y el pago de una indemnización de 1.100 euros al propietario de la vivienda a pesar de los intentos de su representación legal de desacreditar la prueba genética que condujo a su detención. El encausado arrastra otra condena a 15 meses de prisión dictada en 2011 por un delito similar.

Los hechos enjuiciados se remontan a mediados de mayo de 2018, cuando -según declara probado la sentencia- el condenado violentó la puerta del inmueble y sustrajo varios elementos de relativo valor, entre ellos un reloj de pared de carillón antiguo y diversas medallas de comuniones. La defensa centró el recurso de apelación contra el fallo de primera instancia en señalar que se había vulnerado la presunción de inocencia del acusado y en tratar de invalidar la inspección policial que se desplegó el 16 de mayo y que localizó abandonado en la vivienda el mechero del que se extrajo el ADN. Según la parte apelante, la recogida de esta prueba estaba «viciada desde su origen» porque se realizó diez días antes de que el propietario de la casa presentara la denuncia por el robo.

La representación del acusado trató de arrojar dudas sobre la declaración del denunciante al cuestionar el hecho de que, a pesar de que el inmueble era ofertado por una inmobiliaria para su venta o alquiler, mantenía en su interior todo tipo de objetos familiares y joyas entre un gran desorden y suciedad acumulada por el paso del tiempo.

La Fiscalía se opuso al recurso de apelación alegando que la sentencia de primera instancia contenía un análisis pormenorizado de la pruebas practicadas, basadas en la declaración del perjudicado, en las declaraciones de los agentes actuantes, en el acta de inspección técnico policial y el informe del análisis del ADN sobre el mechero que se recogió en la vivienda, que resultó ser del condenado. La tasación pericial cifró en 180 euros los daños provocados en la puerta de entrada a la casa y en 921 euros el valor de los objetos sustraídos de su interior.

Rompió la puerta de una patada

Después de analizar el recurso de apelación, la sala de magistrados de la Audiencia Provincial concluye que el testimonio del propietario de la vivienda fue en todo momento «firme, coherente y sin contradicciones», por lo que no considera que exista ningún motivo para dudar de su veracidad. Fue el agente de la propiedad que tenía que enseñar el inmueble para su venta el que avisó a éste de que alguien había abierto la puerta de una patada. En ese momento se personó en la casa y puso los hechos en conocimiento de los agentes de la Policía, que acudieron ese mismo día y, durante su inspección, hallaron el mechero del acusado.

La sentencia también hace hincapié en que el asaltante se acogió a su derecho a no declarar durante el juicio, de modo que en ningún momento ofreció una posible explicación a la pregunta de por qué se encontraron los vestigios de su perfil genético en el interior de la vivienda en la que se produjo el robo. La Audiencia tampoco ve motivos para dudar de la relación de objetos sustraídos presentada por el dueño del inmueble.

Una prueba de contenido incriminatorio suficiente para la condena

La Audiencia Provincial de València acuerda la desestimación íntegra del recurso del acusado subrayando que la recogida del mechero -cuestionada por la defensa- se practicó de forma correcta. Su análisis dio como resultado una «prueba válida de contenido incriminatorio suficiente» para condenar al asaltante de la vivienda, según la sentencia. El condenado todavía tiene una última vía de apelación ante el Tribunal Supremo.

Compartir el artículo

stats