Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Síndic amonesta a Bocairent por no atajar el molesto ruido de las motos

La entidad amenaza con represalias al no recibir respuesta en un mes El alcalde alega falta de recursos y sonómetros para evitar el problema

Una vecina camina por la calle con varios coches aparcados en Bocairent. | PERALES IBORRA

El Síndic de Greuges ha amonestado al Ayuntamiento de Bocairent por incumplir el plazo para contestar a sus requerimientos después de haber instado a la administración local a combatir el ruido provocado por las motocicletas en el núcleo urbano de la localidad, a raíz de una queja vecinal registrada en verano. La corporación municipal se comprometió hace meses a reforzar los controles de vigilancia y la interposición de denuncias dentro de sus «posibilidades de personal y de medios técnicos», aunque advirtió de la falta de sonómetros para practicar mediciones de ruido por la «limitación de recursos».

En diciembre, sin embargo, la promotora de la queja volvió a dirigirse al defensor del pueblo valenciano para indicar que, a pesar de la aceptación de sus recomendaciones, el ayuntamiento no había desplegado actuaciones dirigidas a paliar la contaminación acústica de las motocicletas. Un mes más tarde, el 26 de enero, el Síndic abrió una investigación y requirió al consistorio de Bocairent la emisión de un informe en el que le pedía que precisara el número de denuncias formuladas a lo largo de 2021 por el excesivo ruido de las motos en aplicación del reglamento de circulación de vehículos, así como otras medidas adoptadas para evitar las molestias denunciadas.

Pero el organismo ha vuelto a dictar una nueva resolución, con fecha del 18 de marzo, en la que censura que la corporación municipal todavía no ha entregado la información solicitada ni ha solicitado una ampliación del plazo máximo de un mes fijado para contestar. A continuación, el Síndic advierte al Ayuntamiento de Bocairent de que, si se niega a colaborar, lo hará constar en sus informes anuales, especiales y extraordinarios que se remiten ante las Corts Valencianes. La resolución recalca que «la persistencia en las actitudes obstaculizadoras que deriven en un comportamiento hostil o sistemáticamente entorpecedor de las investigaciones dará lugar a un informe especial de carácter monográfico en el que se identificarán a las autoridades y el personal responsables de lo que ha sucedido». La institución supervisora vuelve a recomendar a la entidad local que, mientras no dote a la Policía Local de aparatos medidores del ruido, debe realizar la inspección y comprobación de los niveles de ruido de las motocicletas, así como adoptar las medidas sancionadoras «necesarias». El escrito también recuerda la obligación legal de los ayuntamientos de facilitar el acceso a los expedientes, los datos, los informes y toda la documentación que les sea solicitada para el «esclarecimiento de los hechos» sobre los que se está indagando.

Urgen medidores de sonido

A juicio del Síndic , la dotación de medidores de sonid tiene que ser considerada como un gasto prioritario en el presupuesto municipal, puesto que se trata de un medio «necesario» para el cumplimiento de las competencias de los ayuntamientos en materia de medio ambiente y contaminación acústica. En cualquier caso, la adquisición de estos aparatos no es el objeto principal de la queja tramitada, sino las actuaciones alternativas desarrolladas en Bocairent para asegurar que los niveles de ruido de las motos no sobrepasan los límites establecidos por la legislación vigente.

Compartir el artículo

stats