Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Bocairent a una universidad de Oklahoma para probar el «soccer»

Jordi González probará la aventura americana tras ser descubierto por un ojeador de una agencia especializada en talentos futbolísticos

Jordi Gónzalez, durante un partido con el Alcoyano en categorías juveniles. | LEVANTE-EMV

La aventura comenzó a fraguarse hace un año, más o menos. El joven de Bocairent Jordi González (25/7/2022) no ha querido perder el tren que se le ha presentado y ya espera para cruzar el charco, para probar el «soccer» en Estados Unidos. Su destino será la universidad de Midwest, en Oklahoma, donde espera convencer en su paso por el césped el año que viene.

«Un ojeador de un agencia me envió un mensaje por Instagram comentándome esta oportunidad. Al principio pensaba que era spam y no hice caso, pero luego me dijo que era de Alicante y sabía dónde jugaba yo. Eso hizo que nos pusiéramos en contacto», narró ayer Jordi.

En años anteriores las universidades elegían a sus jugadores en unas pruebas comunes, pero el covid lo ha cambiado todo. El futbolista de Bocairent ha sido escogido gracias a unos vídeos: «Tenías que grabarte jugando y hacer un tipo de highlights, es decir, una recopilación de jugadas. Luego esos vídeos eran subidos al perfil de la agencia junto con los datos del jugador y eran las universidades las que escogían dependiendo de los vídeos. Al final, cuatro universidades se pusieron en contacto conmigo y decidí escoger la de Midwest, Oklahoma, porque me parecía el conjunto de estudios, fútbol, vivienda y beca mejor para mi», argumentó.

Sus intenciones pasan por cumplir todo el periodo universitario en USA, los cuatro años de carrera: «Espero primero aceptar bien el cambio de vida, porque supongo que al principio se hará difícil... luego, terminar la carrera y aprender inglés, que a día de hoy es la lengua más importante. El estar allí me va a permitir dominarla y sobretodo seguir con el fútbol en el nivel más alto posible, ya que voy gracias a este deporte, espero que me siga yendo bien».

Para ello, Jordi recibirá una beca parcial, que cubrirá gran parte del coste de su estancia: «La ayuda supone más o menos el 85% de mis gastos. En ese porcentaje esta incluido la vivienda, la carrera universitaria, la alimentación… Es decir, menos algunos caprichos que me tendré que pagar yo, yo el resto me lo cubre. Luego, para no tener que pagar ese 15% restante, o más bien recuperarlo, tendré por una parte las ganancias del fútbol y por otra te ofrecen unos trabajos en el campus en los que puedes cubrir el resto». Y no esconde que le atrae la vida universitaria que esbozan las películas de Hollywood: «En los largometrajes parece increíble, pero no sé si será realmente así. Tampoco sé si jugando a fútbol nos dejaran ir a muchas fiestas, pero bueno, ya lo descubriré y esperemos que sí que sea como en las películas», apuntó.

Jordi comenzó a jugar a fútbol a les 6 años, en Ontinyent, donde estuvo hasta los 14. Después pasó un año en Bocairent, para irse a Alcoi a jugar año con el Esides Caramanchel y el Alcoyano, dónde estuvo los tres años de juvenil y dónde le vio la agencia. Se desempeña en la posición de mediocentro ofensivo, aunque también puede jugar de tapón defensivo o interior: «Estoy seguro que el nivel va a ser muy alto, la gente piensa que allí hay menos nivel que en España, pero las ligas en las que jugaré será de gente como yo, es decir, gente de todo el mundo buscada para jugar a fútbol».

«Allí, el mundo futbolístico es totalmente diferente al de aquí. Las ligas y competiciones están todas relacionadas con las universidades, lo que permite a todas las personas poder compatibilizar el deporte con los estudios. En cambio, aquí en España es prácticamente imposible practicar deporte a alto nivel y estudiar, por tema de horarios principalmente. Por ejemplo, en España si tu carrera es por la tarde, tienes que buscarte algún equipo que entrene por la mañana, porque ninguno va a cambiar por ti. Sin embargo, en EE. UU te adaptan el horario», prosiguió el joven de Bocairent.

Aún quedan meses para la aventura americana. De momento, Jordi compagina un trabajo temporal y el fútbol: «Me parecía una bobada empezar una carrera para tener que dejármela al primer año porque me voy fuera, así que decidí empezar a trabajar, ganar algo de dinero y así ayudar a la familia, pagarme mis cosas… Todavía no he empezado seriamente con los preparativos,aún tengo tiempo», finiquitó.

Compartir el artículo

stats