Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cuadro de Felipe V reconcilia a Xàtiva con Almansa

El Borbón cabeza abajo sale de la capital de la Costera por primera vez en 42 años mientras ambas localidades escenifican su acercamiento

El cuadro de Felipe V sale de Xàtiva por primera vez en 42 años

El cuadro de Felipe V sale de Xàtiva por primera vez en 42 años

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El cuadro de Felipe V sale de Xàtiva por primera vez en 42 años Sergio Gómez

Desde que en 1707 las tropas borbónicas derrotaron a las austracistas en Almansa, el nombre de la ciudad albaceteña quedó irremediablemente manchado para los valencianos por culpa de aquella decisiva batalla de infausto recuerdo que desembocó en la derogación de los fueros y en la posterior quema de la ciudad de Xàtiva. Pero la historia no es estática y encierra multitud de paradojas. 315 años después de la contienda, el retrato del monarca que ejerció una represión brutal sobre la capital de la Costera -por la férrea defensa de sus habitantes frente al asedio- ha servido de elemento de unión entre dos localidades que quieren dejar atrás las viejas rencillas del pasado.

El traslado a Almansa del cuadro que Carlos Sarthou ordenó voltear en el museo de Xàtiva a modo de venganza ha dado pie a una simbólica «reconciliación» que el alcalde RogerCerdà reivindicó este domingo en su visita al escenario donde cada año se recrea la batalla,con una llamada a estrechar lazos de entendimiento y colaboración para transformar el trágico suceso en una oportunidad de enriquecimiento mutuo.

Ese discurso, especialmente aplaudido y elogiado por las autoridades de Almansa, redondea otro hecho histórico que aconteció ayer: el cuadro de Felipe V que pintó Josep Amorós en 1719 cruzó por primera vez en 42 años la frontera de Xàtiva para ser la estrella de la exposición «Felipe V.Una guerra, dos ciudades», que se inauguró en elCentro Documental y Festero de Almansa. Esta localidad ha querido dar un papel protagonista a la capital de la Costera en los actos conmemorativos del 315 aniversario de la célebre batalla. Ambas localidades, al fin y al cabo, sufrieron los estragos del enfrentamiento por el trono.

Pasadas las diez de la mañana, dos operarios de una empresa especializada en la conservación del patrimonio llegaron ayer a bordo de una furgoneta hasta el Museo deBellas Artes de Xàtiva para empaquetar y transportar con los máximos cuidados la obra más popular de la pinacoteca setabense. Enfundado en un envoltorio especial e introducido con suma delicadeza en una gran caja de madera con las medidas exactas, el lienzo partió poco antes de las 11 rumbo a Almansa.

PeroFelipe V no viajó solo. La muestra del municipio albaceteño también incorpora dos cuadros del pintor de Xàtiva José Samit que simbolizan la quema de Xàtiva. En uno de ellos se observa una vista general de la ciudad quemándose con el monarca en primer plano y un maulet prendiendo a su vez fuego al Borbón. La otra obra es un grabado inspirado en la misma contienda que no se había presentado hasta la fecha. Los tres cuadros van acompañados de diferentes paneles explicativos sobre los acontecimientos a lo largo de la exposición.

Un vinilo para suplir el vacío

Hasta ahora, el retrato de Felipe V solo había salido de Xàtiva para formar parte de la Feria del Muestrario Internacional de la Ciudad de València, en 1980. La pieza, eso sí, apenas permanecerá un mes en Almansa. Volverá a estar en casa cuando se celebre la conmemoración del asedio y la quema de Xàtiva, otros dos negros episodios de la Guerra de Sucesión que se desarrollaron entre principios de mayo y finales de junio de 1707.

Durante la ausencia del cuadro de Amorós en el Museo de Bellas Artes se va a colocar un vinilo que lo reproduce para que el gran hueco que deja no quede vacío: no en vano la obra es la más popular y la que más visitantes atrae cada año hasta el museo de Xàtiva.

Compartir el artículo

stats