Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàtiva externalizará el parking de la Bassa al arrojar pérdidas de 40.000 €

El gobierno municipal planea volver a privatizar la gestión al considerar inviable la explotación directa iniciada hace seis años - La concesión será a 15 años a cambio de un canon de 2.500 euros

Entrada al parking subterráneo de la plaza de la Bassa de Xàtiva. | PERALES IBORRA

En la época de mayor esplendor del ladrillo, el Ayuntamiento de Xàtiva adjudicó a un gigante inmobiliario como Llanera la construcción y explotación a 50 años vista de un estacionamiento público subterráneo ubicado en la céntrica plaza de la Bassa. Al poco estalló la crisis y, desde entonces, la falta de rentabilidad y las deficiencias en el servicio del parking han sido una constante en su funcionamiento.

La liquidación definitiva de Llanera en 2016 abrió paso a un nuevo escenario en el que el gobierno municipal -con Esquerra Unida entonces a los mandos del área de Movilidad- optó por recuperar la posesión de las instalaciones explotando la actividad de forma directa y amarrando la recaudación, aunque desde 2017 la empresa concesionaria de la zona azul, Dornier, asume el personal, la limpieza y la vigilancia a través de un contrato de servicios que cuesta 50.000 euros al año y que está en fase de prórroga.

Cinco años después, el ejecutivo local prepara el retorno a un modelo de gestión privatizado basándose en la premisa de que la actual fórmula no es económicamente viable ni tampoco ha servido para mejorar el servicio. De momento, el gobierno PSPV-Cs ha dado luz verde en comisión informativa (con la abstención del PP y Xàtiva Unida) a un estudio de viabilidad económico-financiera elaborado por un economista externo que sienta las bases de la futura concesión. La intención es adjudicar la explotación por un periodo de 15 años a cambio de un canon «reducido» de 2.538 euros anuales que debería facilitar la rentabilidad del servicio. El regidor de Hacienda y Contratación, Ignacio Reig, ve «inviable» continuar con la gestión directa y cifra en unos 40.000 euros las pérdidas anuales que arrastra el parking de la Bassa si se suman los gastos de gestión estructurales y los de personal al balance económico oficial. Los ingresos se desplomaron durante la pandemia aunque no se recuperaron en 2021 y el servicio deja mucho que desear. «El parking es pequeño y los costes fijos dificultan la viabilidad económica», observa Reig.

Es por eso por lo que el edil marca el objetivo de mejorar la gestión del complejo a través de un operador con experiencia que debería comprometerse desplegar una inversión inicial de 75.551 euros para acondicionar las instalaciones, en las que se contabilizan 117 plazas de aparcamiento distribuidas en tres plantas sobre una superficie total construida de 3.200 m2.

Renovación de equipamientos

La adjudicataria tendría que renovar el equipo de gestión, implementando una solución integrada de interfonía y de viodecomunicación digital, e instalar un sistema de alimentación ininterrumpida para reforzar la protección y la seguridad del recinto. Con una antigüedad de 15 años, el deterioro del aparcamiento subterráneo se evidencia en el deficiente estado de los revestimientos y en los desperfectos provocados por las continuas filtraciones de agua y humedades.

La empresa externa subraya en su estudio que cuando visitó el recinto los controles de acceso peatonal estaban fuera de servicio y las cámaras de reconocimiento de matrículas no se encontraban operativas, una cuestión que incumpliría la normativa vigente.

Por su parte, Xàtiva Unida se opuso a la externalización del servicio recordando los problemas que arrastran otros parkings bajo concesiones privadas en la ciudad.

El consistorio seguirá fijando las tarifas

Aunque la recaudación del parking dejará de ser gestionada por el ayuntamiento para pasar a manos de una concesionaria, la corporación municipal seguirá fijando las tarifas, que en rotación ascienden a 2,4 € la hora y para los abonados se sitúan en 55,5 € al mes. La futura adjudicataria pagará un canon de explotación como hacía Llanera hasta que dejó el servicio en 2016. El parking tendrá que estaratendido las 24 horas del día y los 365 días del año, aunque los días festivos y los sábados no se exigiría la presencia de personal en el complejo, sino que la atención podría ser telemática, según el estudio previo al contrato.

Compartir el artículo

stats