Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una academia de Enguera acoge a 50 jóvenes futbolistas refugiados de Ucrania

SIA Academy ofrece a los jugadores un plan deportivo con entrenamientos junto a otros futbolistas internacionales, además de alojamiento y comida

Los futbolistas ucranianos en las instalaciones de la academia de Enguera SIA Academy

La academia de fútbol internacional Soccer Inter-Action (SIA Academy) de Enguera acoge desde el pasado lunes a 50 jóvenes futbolistas ucranianos refugiados. La entidad deportiva ha puesto en marcha esta iniciativa solidaria con los futbolistas de Ucrania ante la invasión de Rusia a su país, una guerra que se prolonga ya más de dos meses, para “apoyar a los refugiados y ofrecerles un lugar seguro donde vivir” temporalmente, remarcan desde la academia. Los jóvenes ucranianos permanecerán, inicialmente, durante un mes en Enguera, donde, además de alojamiento y comida, se les ofrecerá un plan deportivo para que continúen con su actividad futbolística en el centro de alto rendimiento de Enguera, en el que entrenarán con la misma dinámica que los jugadores internacionales que reside en la academia.

Así, los ucranianos serán integrados en la academia de fútbol junto a otros jugadores internacionales de su edad, con los que entrenarán y realizarán actividades deportivas y formativas. Algunos de los futbolistas refugiados también podrán integrarse en otros clubes de las comarcas, con los que ya están en conversaciones, según explican desde la academia. Los futbolistas ucranianos llegados a Enguera pertenecen a los clubes FC Krivbas y UFK Dnirpo, entidades deportivas de la región de Dnipropetrovsk, en la zona central de Ucrania.

El director de SIA Academy Enguera, Darío Aliaga, explicaba ayer a Levante-EMV que los 50 jóvenes ucranianos que han llegado, acompañados de dos tutores, tienen entre 13 y 17 años y se han distribuido en tres grupos para “integrarlos en el programa deportivo con el que trabajamos en la academia, con los equipos de jugadores internacionales con los que contamos”. Exponía también que la propuesta de acoger a los refugiados le llegó del exvalencianista Jorge López, al que la guerra le pilló en Ucrania como director de una academia deportiva en Ucrania, pero pudo salir del país y organizar también la salida de futbolistas ucranianos. Aliaga, también exfutbolista y amigo de López, se ofreció a recibir en la academia que dirige en Enguera a un grupo de estos refugiados y ahora acaban de llegar unos 50, que en principio se alojarán en las instalaciones enguerinas hasta finales del próximo mes de mayo. “La idea es que se integren en nuestro programa deportivo y mostrar lo que venimos haciendo desde hace unos años, unificando fútbol y educación a futbolistas, vengan de donde vengan”, explicaba.

El Ayuntamiento de Enguera colabora con la academia ofreciendo los espacios públicos municipales, como la piscina y el gimnasio, así como buscando voluntarios para colaborar con la academia en trabajos de cocina, limpieza o dando clases de castellano a los refugiados. La alcaldesa de Enguera, Matilde Marín, manifestaba ayer a este diario que el consistorio también está colaborando “con la organización de actividades para favorecer la integración social de los refugiados ucranianos” y explicaba que el técnico de animación juvenil municipal colabora en la organización de actividades dirigidas a este grupo de jóvenes. El consistorio también contribuye a difundir la iniciativa para que entidades y empresas se animen a colaborar con la academia. El director de la misma, Darío Aliaga, ahondaba en ello señalando que “toda ayuda es bienvenida. Nosotros ofrecemos el alojamiento, los servicios de nuestras instalaciones, el programa deportivo que les aporte normalidad e integración, pero necesitamos ayuda, como donaciones de alimentos”. El Valencia CF se sumó a la iniciativa donando varios kilos de alimentos de primera necesidad para los jugadores ucranianos.

El centro de alto rendimiento de SIA Academy en Enguera será así el nuevo hogar de 50 jóvenes futbolistas ucranianos que han huido de su país por la guerra y que en las instalaciones de la academia de fútbol internacional encontrarán un entorno propicio y seguro en el que seguir su actividad y desarrollo futbolístico.

Compartir el artículo

stats