Conducir bajos los efectos del alcohol es una clara muestra de irresponsabilidad. Sin embargo, y a pesar de las diferentes campañas orquestadas por las administraciones públicas, los episodios en los que se ven personas ebrias al volante no cesan. Tal es lo que ocurrió el pasado viernes en Ontinyent. Hasta tres personas dieron positivo en una misma madrugada al ser requeridos por los agentes para pasar el pertinente tes de alcoholemia.

Así, el primero de los incidentes tuvo lugar sobre la una de la madrigada. Policía Local de Ontinyent y Guardia Civil detuvieron al conductor de un turismo que "llevaba medio cuerpo fuera y mostraba síntomas de ebriedad". El varón dio positivo en la prueba de alcoholemia y fue denunciado.

Una hora después -a las dos de la madrugada- una patrulla de la Policía Nacional paró a un conductor en un control con síntomas de haber ingerido alcohol. Dio positivo, con una tasa del 0,25 miligramos por litro, el mínimo que marca la ley para ser denunciado.

Por último, a las cuatro de la mañana de esa jornada se registró un accidente entre un turismo y una motocicleta en el que el conductor del coche también dio positivo. El episodio se saldó con un herido leve y restos en la calzada, que fueron retirados por el equipo de limpieza viaria. El conductor dio una tasa de 0,47 mg/l.