Las aguas están revueltas en el seno del Olímpic de Xàtiva. El equipo setabense descendió de categoría en un embite dramático contra el Castellón B y desde entonces poco se ha sabido de la planificación de la próxima temporada. Era un proyecto llamado a ascender, que ahora llega, a priori, a un escenario totalmente diferente: el de la Regional Preferente. El viento sopla a contracorriente en el club setabense.

El entrenador Berna Ballester se fue al Azteneta. En año y medio ha pasado de la posibilidad de subir de categoría con el club de su vida al descenso. Dos escenarios muy diferentes, dos caras de una misma moneda que ilustran la competitividad del universo fútbol en la actualidad.

Poco se sabe del futuro de la plantilla, aunque un final de temporada de este tipo suele ocasionar la pérdida de los jugadores referentes. Las fuentes consultadas apuntan que habrá muchas bajas: «Lo normal es que muchos jugadores no sigan». Poco que añadir.

Y eso que el club aún se aferra a la Tercera división con uñas y dientes. El Olímpic se adhirió a una demanda interpuesta en Madrid por conjuntos que han acabado en las posiciones 14ª y 15ª. Litigan contra el sistema actual de descensos, ya que los afectados consideran que la situación no se ajusta a la normativa de reducción del número de equipos en cada grupo. Algunas voces son muy pesimistas sobre un final feliz en terreno judicial en este caso.

Y el club setabense vive una especie de Guerra Civil. En la asamblea celebrada la semana pasada no se aprobaron las cuentas. Y Anuj Gupta, actual presidente, no pudo conectarse por teleconferencia al haber problemas con el wifi. Pepe Colomer, vicepresidente que actuaba como portavoz, presentó su dimisión.

Y los movimientos entre bambalinas se suceden. Rune Hoem, director deportivo noruego, ha realizado contactos en Xàtiva para hacerse con las riendas del club durante las últimas semanas. Pide un cambio en la Junta Directiva y apuesta por llegar a un acuerdo con Sudeva —la firma india de Gupta— para hacerse con las riendas del equipo. Hoem afirma que llegará con un grupo de cinco a siete inversores para «hacer un proyecto a largo plazo» que aspira a subir a Segunda en 2029. Ahí queda dicho.

Este movimiento ha llevado al presidente a enviar su propia carta este fin de semana. El actual mandamás desacredita al propio Hoem y lo culpa de la «mala planificación de la plantilla» y el correspondiente descenso de categoría. Expone que la situación ha acabado de forma negativa «debido al fracaso total e intencionado por parte de Rune en la preparación del equipo... después de hacerse cargo de un equipo que funcionaba y llevarlo hacia el descenso, para poder convencer a todos los miembros de que Anuj Gupta es el único responsable de la caída en picado del equipo», expone. Apunta que se ha gastado 600.000 euros en cuatro años y que estará en Xàtiva en julio.

En el quid de la cuestión están los beneficios de la academia. Un grupo de jóvenes indios han pasado todo el año repartidos en casas de Xàtiva aprendiendo fútbol. Hoem ha anunciado un proyecto similar en Noruega y EE. UU.