Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paco Roca

«Los políticos son hoy más tolerantes con las viñetas que antes»

«Durante los mandatos de Alfonso Rus en Xàtiva me censuraron una muestra ya montada en la Casa de la Cultura y sé que perdí trabajos por mandato político, fui discriminado»

Roca, con una de sus viñetas en la Casa de la Cultura. | PERALES IBORRA

De talante jocoso y lápiz certero, Paco Roca (Xàtiva, 30/7/1957) se ha convertido en testigo de los acontecimientos locales durante más de dos decenios. Edita, gracias a la colaboración del Ayuntamiento, un libro con una selección de sus dibujos y hoy inaugura una retrospectiva en la Casa de la Cultura de Xàtiva a las 19:30.

¿De qué forma resumiría su trayectoria como viñetista?

Quiero pensar que he sido una especie de cronista, que he contado la vida tal y cómo ha pasado. Me he fijado en los acontecimientos, captando las escenas y, luego, dibujándolas en papel.

¿Cómo nace la idea de lanzar una sección llamada «Fila 12?

Empecé a dibujar estas viñetas en diciembre de 2001 en «L’Informador», un medio local que cerró. Unos amigos conocían mi trabajo como artista fallero y me lo propusieron. En aquella época se había inaugurado el Gran Teatre, con un fila mucho más amplia que las demás, que era la 12. Era la reservada por el ayuntamiento para los políticos. Me daba mucho juego, ya que simbolizaba al pueblo oprimido en filas estrechas y a los políticos tan a lo ancho. «L’Informador» cerró por pérdida de publicidad institucional y porque les pusieron muchas trabas. A los 3 o 4 años me llamaron de Levante-EMV y decidí mantener el nombre de «Fila 12», que es muy característico.

¿Cómo se define Paco Roca?

Diría que soy un artista de la vida. Aunque, la verdad es que siempre he sido artista fallero. Cerré mi taller en Xàtiva y ahora me dedico a trabajar para otros artistas en València como pintor, escultor y dibujante.

¿Cómo elige las temáticas de las viñetas ahora quincenales?

Procuro estar informado siempre y, cuando el tema es más cercano, mucho mejor.

¿Algún político le ha causado problemas por sus dibujos?

Sí, durante uno de los mandatos de Rus me prohibieron una exposición similar a la de ahora, que también era una selección de dibujos. Yo soy una persona apolítica, he caracterizado a todos los cargos públicos y siempre me he versado en su función pública, nunca en su vida privada.

¿Són más tolerantes los políticos de ahora con sus críticas que los de antes?

Claramente, sí. Los problemas con el anterior alcalde me han repercutido en mi trabajo, con encargos que les daban a otros y a mí no. Aquellos años eran un filón. Ahora son mucho más tolerantes. No te digo que alguien no se pueda enfadar, pero no he tenido presiones. Antes, de forma indirecta sí me han llegado cosas que no tocaban.

¿Qué le diría a la gente joven que se quiere dedicar a dibujar?.

Esto es muy difícil. Yo empecé a dibujar con siete años. Si alguien quiere dedicarse a esto debe tener constancia, saber leer la actualidad y saber transmitir el mensaje, sobretodo eso.

¿Cómo ve el sector editorial valenciano en la actualidad?

En la época buena había nombres como Sanchis, Palop, Miquel Calatayud. Ahora todo está peor, pero en la época dorada del cómic la editorial valenciana era líder, eran los mejores.

¿Se quedaría con alguna de sus viñetas de todos estos años?

Eso es muy difícil, han habido muchas. Tengo más de 500 dibujadas. Hay gente que me ha parado por la calle. En el libro y en la exposición hay una selección de 200. Durante la pandemia publiqué un tomo con dibujos en el confinamiento y salió bien, me salvó un poco en el terreno económico. Este libro de ahora se hace con el ayuntamiento y todos los beneficios son para Bienestar Social. Yo cedo los derechos.

Compartir el artículo

stats