Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llanera paga 69 € más que Carrícola por la tasa de basura, que sube en 47 municipios

Otras 14 poblaciones consiguen rebajar el coste y 29 están por debajo de la media de 79 euros

Instalaciones de la planta de Guadassuar, donde se tratan parte de los residuos del COR. PERALES IBORRA

Lejos de ser una tarifa plana que se abona de manera homogénea en todos los municipios, la tasa correspondiente al transporte, tratamiento y eliminación de la basura que gira cada año el Consorcio de Residuos V5 (COR) repercute de forma muy distinta en los bolsillos de los contribuyentes en función del lugar en el que residen. Los costes de la gestión se reparten entre las 93 localidades que integran la entidad tras una serie de cálculos en virtud de los residuos que generan —cuanto más se recicla menos se paga— y de las unidades fiscales de cada una de ellas. Los últimos datos oficiales publicados por el organismo, de hecho, reflejan diferencias en el coste del recibo anual que alcanzan los 69 euros entre poblaciones distintas.

Esta es la cifra que separa al municipio con la tasa más elevada de aquel que menos paga por el tratamiento de sus deshechos. El primero es Llanera de Ranes, donde la tarifa media marcada por el COR ha tocado techo en este 2022 al situarse en 107,78 euros, tras un incremento del 9 % respecto a 2021. A 29 kilómetros de distancia, en Carrícola, sus vecinos apenas han pagado este año 39 euros por el mismo servicio. En este pueblo de un centenar de habitantes se generan 112,91 kilos de residuos no reciclados por habitante menos que el conjunto de las localidades del Consorcio de Residuos (como promedio) y el último cálculo ha reducido en 5,5 euros la tasa. Llanera, en cambio, aporta 44,96 kilos más de residuos no reciclados que el resto de municipios.

De la estadística aireada por el COR se extrae que el recibo ha subido una media de casi 2 euros en este ejercicio hasta colocarse en 78,9 euros, entre otros motivos debido al incremento de las toneladas de basura recogidas y transportadas a planta en 2021 —un total de 128.646 tn, la cifra más alta desde 2017—, o a la mayor cantidad de deshechos recogidos en la red de ecoparques. El importe es 10 euros superior al que se paga en el Consorcio de la Ribera. La falta de plantas propias y la obligación de desplazar la basura a las instalaciones de otros consorcios contribuye a que el desembolso sea superior.

Descenso de 7 euros en Cerdà

La tasa se ha incrementado en 47 de los 61 municipios que conforman el área geográfica de las comarcas de la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida, aunque en diferente proporción. Donde más ha subido es en Vallés, una media de 23 euros (de los 69,12 euros a los 92,56 €). En El Genovés, donde el coste de la basura ha superado por primera vez los 100 euros (101,41 €), se ha constatado un aumento del 7% en el recibo, que sitúa a esta población como la segunda con el precio más caro. También en Llocnou d’en Fenollet se rebasan los 100 euros. Eso sí, en una misma localidad no todos los contribuyentes pagan lo mismo, teniendo en cuenta las bonificaciones aplicadas por el uso de los ecoparques, que el Consorcio ha decidido duplicar hasta los 600.000 euros.

Entre los 14 municipios en los que la tasa ha disminuido en 2022 figura Ontinyent: sus vecinos asumen este año un desembolso de 83,17 euros cuando en 2021 pagaban 83,94 €. Aunque en la mayoría de poblaciones de las tres comarcas han aumentado los residuos una vez separados y se ha reducido la cantidad de kilos reciclados de papel y cartón, vidrio y envases, en la capital de la Vall d’Albaida la tendencia ha sido la contraria, con menos basura para vertedero y 32.000 kilos más de material reciclado.

Pero donde más ha bajado el recibo es en Cerdà (de 77,89 a 70,52 euros), otro municipio que ha conseguido reducir notablemente los residuos no selectivos prácticamente duplicando en un año la recogida de envases y cartón.

Compartir el artículo

stats