Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Once mil euros de indemnización tras romperse el peroné en una zanja

Una vecina de Enguera ve reconocido el derecho por las carencias de seguridad en las obras de su calle

La calle Santa Bárbara de Enguera, antes de las obras de eliminación de barreras arquitectónicas. | GOOGLE MAPS

Las obras consistieron en la eliminación de las barreras arquitectónicas existentes en tres céntricas calles de Enguera que en 2019 vieron desaparecer sus angostas aceras para dar paso a una vía de plataforma única y prioridad peatonal. Pero para una vecina de 62 años de la localidad los trabajos se transformaron en una auténtica pesadilla el 19 de julio de 2019, cuando la mujer se precipitó sobre una zanja al salir de su domicilio y acabó fracturándose el peroné en la zona del tobillo.

Dos años después, el Consell Jurídic Consultiu de la Comunitat Valenciana (CJCV) ha reconocido el derecho de la lesionada a ser indemnizada con la cuantía de 11.000 euros por los daños y perjuicios derivados de la caída. Aunque la reclamación por responsabilidad patrimonial va dirigida contra el Ayuntamiento de Enguera, el organismo consultivo autoriza a la administración local a repercutir el importe de la compensación en la contratista encargada de ejecutar las obras, teniendo en cuenta que la empresa incumplió su obligación de instalar una pasarela de seguridad frente al portal del inmueble en el que residía la reclamante.

La perjudicada aportó un informe pericial en marzo de 2021 que valoraba las lesiones sufridas en 21.824 euros como consecuencia del perjuicio personal grave, las secuelas funcionales y el perjuicio patrimonial, puesto que —tras su paso por el hospital— estuvo 217 días impedida para desempeñar sus tareas habituales y se tuvo que someter a 12 sesiones de fisioterapia.

El consistorio se dirigió de inmediato a la constructora responsable de los trabajos de reforma en las calles Dr. Albiñana y Santa Bárbara para exigirle explicaciones por lo sucedido. La empresa alegó que la mujer no había demostrado el lugar en el que se produjo la caída cuando se disponía a salir a la calle e impugnó la valoración de las lesiones practicada por ésta.

Pasarela inexistente

En mayo de 2021, la alcaldesa de Enguera dictóuna resolución en la que atribuía a la contratista la responsabilidad de los daños ocasionados por vulnerar las medidas incluidas en su propio Plan de Seguridad y Salud. Un testimonio narró que mientras el resto de casas afectadas disponían de una pasarela de acceso a la calle para evitar las irregularidades del terreno, la del edificio de la accidentada no la tenía, a pesar de las advertencias realizadas en los días anteriores a los operarios. El representante de la empresa insistió en que no se había demostrado cómo ocurrió la caída y pidió un reconocimiento físico de la lesionada por parte de un perito. La mujer accedió.

En febrero de este año, el funcionario municipal instructor del expediente concluyó que la reclamación formulada por la vecina debía ser estimada íntegramente en la cuantía de 22.000 euros. Pero el consistorio consultó antes a la Generalitat y el Jurídic se ha pronunciado rebajando la compensación a la mitad, al considerar que una de las causas de la caída fue la «distracción» de la viandante al poner el pie en un agujero, circunstancia que según el organismo acredita que «no deambulaba con la atención y diligencia requerida.

Compartir el artículo

stats