Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sección especial enfrentará por primera vez a seis fallas en Xàtiva

Abú Masaifa y Sant Jordi ascienden a la máxima categoría en un contexto de incremento de presupuestos tras los dos años de parón por la pandemia

La falla Ferroviària, ganadora de la sección Especial este año. | PERALES IBORRA

Hacía tiempo que la sección especial de las Fallas de Xàtiva se mantenía fija e inamovible, con cuatro monumentos aspirando al máximo galardón. Pero a Ferroviària, Raval, Espanyoleto y República Argentina les han salido dos nuevas rivales de cara a la competición de 2023, que estará más reñida que nunca.

La composición de las categorías desvelada por la Junta Local Fallera (JLF) ha confirmado el ascenso a primera división de Abú Masaifa y Sant Jordi, que optarán al premio gordo en marzo. Desde 2005, solo tres fallas han saboreado esa gloria: República Argentina —con diez primeros puestos en quince años—, Raval y Ferroviària, que conquistó el trono en la última edición. Abú Masaifa nunca lo ha conseguido y Sant Jordi busca volver a lo más alto 23 años después de su última victoria en la sección, en 2000. Hasta ahora no más de cuatro monumentos se habían disputado la medalla de oro en Especial. El mayor número de aspirantes en las próximas Fallas responde al incremento presupuestario que experimentarán los monumentos, después del parón de dos años motivado por la pandemia, que retrasó hasta 2022 la «plantà» de los cadafales de 2020. También la subida de precios de los materiales encarece el gasto. En la última edición se dedicaron 320.000 euros a los monumentos —10.000 € más que en la anterior— y con la próxima se encadenarán cinco años consecutivos de aumentos en la inversión global —tanto en las grandes como en las infantiles—, como destacan desde la JLF.

La presidenta de esta entidad, Celia Gorrita, añade otro factor que propiciará una «subida de nivel» en la calidad de las fallas, puesto que hasta cinco comisiones celebran su 50 aniversario en 2023 y, en consecuencia, aumentarán su desembolso para llevarse los premios, como es el caso de Raval en la máxima categoría.

Para encuadrarse dentro de la sección especial de Xàtiva, el presupuesto del monumento debe superar los 17.459,80 euros, un importe que se actualiza anualmente conforme al IPC y que se ha incrementado cerca de un 10% desde 2019.

Menos competencia en primera

La consecuencia del ascenso de Sant Jordi y Abú Masaifa es que el número de contendientes en la sección primera —con un presupuesto de entre 11.680 euros y 17.459 €— baja de cinco a tres. Solo Molina-Claret repetirá en esta categoría respecto a este año, puesto que Joan Ramón Jiménez y Benlloch descenderán a la sección segunda, con seis monumentos en la competición, el doble que este año.

Selgas y Sant Jaume, que también se hallan inmersas en las celebraciones de su medio siglo de vida, rivalizarán en primera después de haber participado este en este 2022 en segunda y tercera respectivamente. En segunda —con un gasto de entre 7.827 € y 11.679,99 € en el monumento— estarán Mercat, Murta-Maravall, Tetuán, Joan Ramón Jiménez, Sant Feliu —también de aniversario— y Benlloch, mientras que la sección tercera —con presupuestos de entre 0,01 € y 7.826,8 euros— la componen Cid-Trinitat, Verge del Carme, Corts Valencianes y Passeig-Cardenal Serra, cuatro fallas por las seis de la última edición.

Selgas ha decidido apostar sobre todo por su monumento infantil, con el que competirá en Especial con Abú Masaifa, Raval, Ferroviària y Espanyoleto, que repiten como competidoras. En primera infantil estarán Sant Jordi, República Arrgentina, Sant Jaume, Murta-Maravall, Molina-Claret y Passeig-Cardenal Serra.

Compartir el artículo

stats