Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bomberos trasladan a Alzira la base del grupo de rescate que estaba en Xàtiva

El consorcio quiere mejorar los tiempos de respuesta en toda la provincia al disponer de un helicóptero propio, que también contará con personal sanitario

El nuevo helicóptero que se puso en servicio ayer en el helipuerto habilitado en Tulell, Alzira. | PERALES IBORRA

Alzira será la base permanente del nuevo helicóptero del Consorcio Provincial de Bomberos para rescates, salvamentos y extinción de incendios, que entró en servicio ayer tras el proceso de formación del personal asignado. Se trata del primer medio aéreo de que dispone el consorcio, que ha decidido fijar su base en Alzira por una cuestión de equidistancia, ya que considera que permite ofrecer una respuesta rápida en toda la provincia, demarcación que atiende el consorcio, y por contar con el helipuerto habilitado en Tulell.

Fuentes del Consorcio de Bomberos confirmaron que la apertura de esta instalación traslada también a Alzira la base del Grupo de Rescate en Altura (GERA), que hasta ahora se encontraba en Xàtiva, aunque utilizaba para sus servicios un helicóptero de la Generalitat.

Las mismas fuentes destacaron que el principal cambio será la posibilidad de mejorar el tiempo de respuesta al contar con un helicóptero propio atendido siempre por un equipo de bomberos de guardia. Este medio aéreo también contará con sanitarios para poder actuar «in situ».

El Consorcio Provincial de Bomberos ha realizado una importante inversión para ofrecer este servicio —destinará un presupuesto de 1,6 millones de euros al año—, que se podrá utilizar en todo tipo de misiones, especialmente en operaciones de rescate, pero también en la lucha contra incendios forestales.

La actuación está motivada por una tendencia creciente en el número de rescates en el medio natural y zonas de difícil acceso —las montañas de Alzira son un claro ejemplo— que implicaban largos desplazamientos para los profesionales, así como por la voluntad de contar con un medio aéreo de extinción de incencios forestales propio. El helicóptero contará en las operaciones de rescate con un equipo formado, además de por el piloto y el copiloto, por el gruista, dos rescatadores del GERA y personal sanitario (médico o ATS/DUE), así como con los medios técnicos necesarios para actuaciones como inmovilización o estabilización de heridos.

De este modo, las actuaciones de rescate se completarán desde el primer momento con las primeras asistencias sanitarias, agilizando la respuesta en este tipo de situaciones de emergencia.

Formación de 25 profesionales

El consorcio ha desplegado durante las últimas semanas en la base Enguera el proceso de formación del personal, compuesto porcerca de 25 profesionales entre los miembros del equipo del GERA y el de los sanitarios.

El helicóptero con el que se prestará el servicio es muy completo, un BELL 412 HP biturbina con 1800 CV de potencia, que además está dotado de bambi bucket, por lo cual también se puede utilizar para tareas de extinción en incendios forestales. El consorcio también pone en marcha este mes de agosto su primera unidad de drones. La entidad está en pleno proceso de reestructuración como consecuencia de la absorción de las antiguas brigadas forestales ligadas a la extinta Divalterra. Los planes trazados apuntan al cierre de varias bases de las brigadas en la Canal.

Compartir el artículo

stats