Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patrona de Xàtiva cumple un siglo

En 1922 se iniciaron los trámites para la proclamación canónica de la Virgen de la Seo por el milagro que libró a la ciudad de la peste

La devoción popular por la Virgen María se remonta a tiempos de la Reconquista. Momento en que Jaume I reconvirtió las mezquitas principales en templos cristianos. La tradición del advenimiento de la Virgen de la Seo como patrona de Xàtiva corre paralela a la construcción de la Colegiata, su casa, sobre las bases de la antigua mezquita. Una historia que comenzó en 1600 a raíz de un milagro que permitió acabar con el azote de la peste. Fue el punto álgido de una fortísima devoción que convirtió a la Virgen de la Seo en el principal referente católico de la urbe, y cuya declaración oficial como patrona de Xàtiva no llegó hasta 300 años después. Hoy cumplimos cien años del inicio de una tramitación que llevó a la proclamación canónica emitida por el papa Pío XI, el 11 de abril de 1923, y que no hacía más que constatar «la fervorosa piedad, que de antiguo la eligieron Patrona principal ante Dios». Y así se le pidió al Santo Padre que hiciese «confirmación suprema de la elección hecha».

Todo comenzó un mes mayo de 1922, cuando el abad de la Colegiata de Xàtiva, Vicente Mas Picó, solicitaba al cardenal Enrique Reig Casanova iniciar los trámites para que la Mare de la Seu fuera declarada patrona oficial de la ciudad. Meses más tarde, tras la celebración del 5 de agosto de la festividad, el Ayuntamiento de Xàtiva decidió adherirse a la propuesta. En acta del 7 de agosto de aquel año, el entonces alcalde de Xàtiva, José Romero Soldevila, manifestó en el salón de plenos que «dada la gran veneración que profesa la ciudadanía a la Virgen de la Seo, como lo demostraban los solemnes festejos que vienen celebrándose el día 5 de agosto desde 1600, fecha memorable en la que debido a la intercesión de la Virgen cesó el azote de la peste… se proponía elegir patrona principal de Játiva a la Virgen de la Seo».

La propuesta fue aprobada por unanimidad y el equipo de gobierno se dispuso a iniciar con toda la celeridad posible los trámites necesarios en coordinación con el abad, Arturo Mas, para redactar el expediente de proclamación canónica. No sin encargar antes a Gonzalo Viñes que relatara la historia de la Patrona de Xàtiva, y al músico José Ramírez Cameno, un himno.

La intercesión de Viñes

Gonzalo de Viñes, canónigo y archivero de la Seu, se encargó de explicar por quéla Virgen de la Seo merecía ser proclamada como la protectora oficial de Xàtiva. El por entonces cronista de la ciudad publicó una obra titulada la Patrona de Xàtiva. Un ensayo histórico donde indagaba las causas por las que la feligresía de Xàtiva sentía tanta devoción por la Madre de Cristo. Tras la Reconquista de Xàtiva, la mezquita Mayor fue purificada y puesta bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción.

Desde ese momento la Virgen María se constituye en Patrona, Protectora y abogada de Xàtiva, cuya devoción se intensifica a raíz del milagro acaecido el 5 de agosto de 1600, momento en que autoridades civiles y eclesiásticas deseaban convertir la antigua mezquita en una iglesia acorde con la importancia de la ciudad. Unas obras que nunca tendrían fin. Narra Viñes que el hospital guardaba una imagen de Nuestra Señora de la Salud, cuya junta administrativa decidió sacar en procesión para conseguir detener una epidemia de peste que asolaba Xàtiva, y que había dejado cientos de muertos. El milagro se produjo ante el convento de Santa Clara, momento en que las religiosas entonaban el Salve. La Virgen movió el lirio que portaba en su mano derecha y la epidemia de peste cesó.

El prodigio vivido hizo que el pueblo aclamara a la Santísima Virgen como patrona. No permitieron que la imagen regresase al Hospital, depositándola en una iglesia colegial, ya en eterna reforma, con una nueva denominación, la de Nuestra Señora de la Seo. La coincidencia del milagro con la festividad del 5 de agosto hizo que se la conociera también como Nuestra Señora de las Nieves.

Un himno para triunfar

Y para completar la celebración, se hizo necesario un himno. José Ramírez Cameno era profesor de piano, había sido director de la orquesta del teatro Españoleto y de la Nova de Xàtiva. En el verano de 1920, el maestro había triunfado como compositor, creando la Marcha Xàtiva. En 1923 volvería a triunfar con otra creación, la de un himno para su querida Patrona. Ramírez se encargó de la música, y el sacerdote José Hinojosa de la letra. El himno tuvo tanto éxito que, pasado casi un siglo, no hay persona de avanzada edad que no sepa pronunciar alguna estrofa o cantarlo al completo.

Fue tal el agradecimiento, que en el homenaje realizado por la Nova de Xàtiva tras su fallecimiento en 1947, se recordó poéticamente su himno como una de las mayores efemérides de su vida. Sería también un buen momento para arreglar la fachada de su casa natalicia, enclavada en uno de los puntos más emblemáticos de Xàtiva, la Plaça de la Seu, la gran protagonista del centenario de la proclamación canónica a conmemorar.

Compartir el artículo

stats