Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pruebas del corazón se demoran cuatro meses en el área Xàtiva-Ontinyent

Los pacientes esperan de media 93 días para someterse a una prueba diagnóstica y hasta 120 para una ecocardiografía o una gastroscopia

Entrada del Centre d’Especialitats L’Espanyoleto de Xàtiva. | PERALES IBORRA

Los astrónomos calculan que el verano de 2022 durará exactamente 93 días y 16 horas. Es justo el tiempo que de media tienen que esperar los cerca de 200.000 pacientes potenciales del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent para someterse a una prueba diagnóstica desde que es solicitada.

Según se desprende de la información facilitada por la Conselleria de Sanidad al grupo parlamentario popular el área sanitaria que atiende a los vecinos de la Costera, la Canal, la Vall d’Albaida y parte de la Ribera Alta se sitúa por encima del promedio de la Comunitat Valenciana en cuanto a la demora experimentada en las técnicas diagnósticas.

La ecocardiografía, por ejemplo, sirve para detectar problemas circulatorios o del corazón. El balance proporcionado indica que, a fecha de junio de 2022, había 903 pacientes en lista de espera para someterse esta prueba, con una demora media de cuatro meses, 120 días justos. En 2015 el dato no pasaba de 108 días. A nivel autonómico, si se suman los datos de todos los departamentos sanitarios, el promedio de las ecocardiografías ronda los 84 días, un mes y una semana menos que en el área Xàtiva-Ontinyent.

Las dos técnicas diagnósticas que acumulan más demoras —según el balance de la conselleria— son las gastroscopias y las ecografías mamarias. La primera consiste en una exploración que permite la visualización directa de la parte alta del tubo digestivo mediante un tubo flexible. En la actualidad hay 630 solicitudes pendientes de atender y una media de espera de 121 días, la misma que se señala para las ecografías de mama, aunque en esta prueba diagnóstica solo había tres demandas pendientes de resolver a la fecha del informe. Las resonancias magnéticas de mama, un examen que permiten detectar un tipo de cáncer que afecta a cada vez más mujeres, también superan los tres meses de demora, hasta los 107 días, 22 días más que el promedio autonómico. Las colonoscopias tardan 106 días y hay 1.029 personas esperando una, mientrsa que la espera para una tomografía computarizada, que utiliza rayos X para detectar trastornos musculares y óseos o precisar la ubicación de un tumor, . se sitúa en 116 días. 780 pacientes aguardan respuesta a la solicitud de sus facultativos para que se les practique un examen de este tipo. Las radiologías convencionales tienen en cambio una lista de espera de 356 demandantes, que deben esperar una media de 101 días. Una resonancia magnética tarda 90 días y tiene una lista de 1.062 personas aguardando a que llegue su turno.

7.230 pacientes a la espera

En cambio, las radiologías mamarias (79 días de espera), las ecografías (47 días), las broncoscopias (66 días), las densitometrías (47 días), las electromiografías (52) y las electroencefalografías (20 días) son las pruebas diagnósticas que más rápido se practican, con un tiempo de respuesta de menos de tres meses.

La conselleria advierte de que en el recuento coexisten datos correspondientes a la primera prueba diagnóstica y a las sucesivas programadas, por lo que puede haber cifras distorsionadas dado que muchas no se realizan por decisión del médico.

En total, en junio se contabilizaban 7.230 pacientes esperando someterse a alguna de las técnicas descritas en el área Xàtiva-Ontinyent. En el departamente vecino de la Ribera, la demora media es de 67 días, 26 días inferior. Como un verano sin el mes de septiembre.

Compartir el artículo

stats