Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo supera niveles precovid en las comarcas y satura las zonas de baño

Enclaves como el río de Bolbaite o el PouClar de Ontinyent agotan las reservas y completan aforos casi a diario - Las estadísticas muestran un incremento de los visitantes foráneos del 45% hasta junio en la Canal, la Costera y la Vall d’Albaida

El río de Bolbaite, que suele llenar su aforo, en una imagen captada ayer por la tarde. | PERALES IBORRA

Los datos están incompletos y aún no son oficiales, pero su análisis refleja un patrón claro de incremento destacado del turismo nacional e internacional en las comarcas de la Canal, la Costera y la Vall d’Albaida. La estadística experimental del INE que mide la cantidad de visitantes que recibe cada municipio a partir del posicionamiento de los teléfonos móviles pone cifras a la realidad palpable a diario en algunos de las principales playas continentales y enclaves turísticos del territorio, donde se han tenido que adoptar medidas en los últimos años para poner coto a una saturación en ascenso constante.

El recuento provisional del organismo estadístico sitúa a más de 38.000 personas llegadas de otras partes visitando alguno de los 61 municipios de las tres comarcas solo en el mes de junio, el último del que hay datos. Según esas cifras, el turismo nacional se habría incrementado en torno a un 13 % respecto al mismo mes del año pasado, mientras que el turismo internacional lo habría hecho en mucha mayor proporción, un 46 %. La tendencia al alza se mantiene en niveles similares desde comienzos de 2022, con un repunte en Pascua que dejó un 16% más de visitantes en esta área geográfica que en 2021.

El balance de junio solo es ligeramente inferior al que se contabilizó en julio de 2019 —el primer mes analizado en la serie del INE—, lo que permite aventurar que este verano va a rebasarse con creces el número de turistas del último año anterior a la pandemia.

La hipótesis se ha confirmado al cierre de julio en lo que respecta al nivel de ocupación de los alojamientos rurales —muchos de los cuales tienen colgado ya el cartel de completo para lo que queda de verano, sobre todo en la Canal— y de las zonas de baño más demandadas del territorio. Las perspectivas de agosto conducen también en la misma senda, según las diferentes fuentes consultadas por este diario. A las ganas que tiene la gente de protagonizar pequeñas escapadas —una vez doblegada la crisis sanitaria— se suman otros factores extraordinarios como la inflación —que aleja a muchos de la posibilidad de optar por viajes largos y caros—, el efecto llamada de las redes sociales, las beneficiosas lluvias de primavera o las altísimas temperaturas de las últimas semanas, que han disparado la cotización de los chapuzones en aguas bien frías.

En el río de Bolbaite, por ejemplo, solo se permite un aforo máximo de 450 personas cada día y hace tiempo que resulta imposible conseguir una entrada anticipada para el fin de semana. A diario salen a la venta 300 tiques online (a 2 euros entre semana y 3 euros los sábados y domingos) y 150 se pueden comprar directamente en la taquilla del enclave. Ayer viernes todos estaban agotados a partir de mediodía y no era posible reservar sitio hasta el lunes. Son muchos los días entre semana que se llega al cupo máximo.

Lo mismo ocurre en el Pou Clar de Ontinyent, donde el aforo también está establecido en 450 visitantes. Ayer por la mañana ya no quedaban entradas anticipadas ni para el viernes, ni para hoy ni para mañana. Y a las cuatro de la tarde restaban 50 por vender para el lunes.

Llamadas al civismo

Los gorgos, la Albufera o la fuente de Marzo de Anna y el río Fraile de Bicorp son otros ejemplos de gran afluencia por estas fechas. Los ayuntamientos de la Canal tienen que hacer constantes llamamientos públicos a extremar la precauciones y a evitar el incivismo porque los accidentes en algunas de estas zonas de baño están al orden del día, un daño colateral del exceso de visitantes estivales, junto al incremento de los desperdicios, los problemas de aparcamiento o el bloqueo de vías de paso en los alrededores de los parajes.

Según los datos del INE —captados de las antenas de telefonía— la mayoría de los visitantes nacionales del mes de junio en la Canal, la Costera y la Vall d’Albaida procedían de tierras alicantinas. Les siguen en número madrileños (el 6 % del total), castellonenses, albaceteños y murcianos. Los extranjeros vienen sobre todo de Francia, Países Bajos y Reino Unido.

Compartir el artículo

stats