Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de medios ralentiza los internamientos en centros por orden judicial

Los juzgados de Xàtiva advierten de problemas técnicos frente al incremento de los ingresos involuntarios por problemas psiquiátricos o conductuales

Un detenido entra en los juzgados de Xàtiva acompañado por un guardia civil. | PERALES IBORRA

Uno de los factores que han contribuido al notable incremento en la carga de trabajo que soportan los juzgados de Xàtiva desde el inicio de la pandemia han sido los procedimientos de internamientos involuntarios en centros que atienden a personas de la tercera edad, a usuarios con trastornos de salud mental y a menores con problemas conductuales en la Costera. El último informe especial del partido judicial incorporado a la memoria del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) correspondiente a 2021 advierte de que esta circunstancia, unida a los «problemas técnicos» experimentados a la hora de realizar las exploraciones individuales, ha estado generando una ralentización de los ingresos obligatorios en los citados recursos.

Dentro de los cometidos de los juzgados está el de ratificar los internamientos que se producen en la unidad de psiquiatría del hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva, junto a los de las residencias de mayores —cuando no se tiene el consentimiento expreso del usuario por su deterioro cognitivo o porque no puede valerse por sí mismo—, los que recibe el Centro Específico para personas con enfermedad mental (CEEM) de Xàtiva o los que se registran en el centro de acogida de formación especial de menores Anassim, ubicado en Llanera de Ranes.

El informe del decanato destaca el mayor número de este tipo de procedimientos en 2021 como una de las causas que han contribuido a aumentar la sobrecarga de trabajo en el partido judicial, junto a la subida de los procedimientos de reclamaciones económicas, de los procesos concursales y de los desahucios, atribuidos a las repercusiones económicas derivadas de la crisis sanitaria. Por otra parte, la última reforma legislativa en materia de discapacidad conlleva para los juzgados la obligación de revisar —de manera continuada en el tiempo— todos los procedimientos existentes relacionados con la incapacitación de personas, con el consecuente volumen de expedientes que ello lleva aparejado. Una serie de tensiones añadidas en el día a día en las que se apoya el informe —como informó este diario— para reclamar la incorporación de un fiscal durante el periodo de guardia en Xàtiva —los que prestan este servicio se desplazan desde de Alzira— y la creación de un quinto juzgado en la capital de la Costera.

Problemas para encontrar plaza

Los atascos que sufren muchos procedimientos y las demoras en la exploración de las personas pendientes de un internamiento se suman a la falta de plazas en los centros. Algunas familias denuncian las trabas y la falta de diligencia en casos graves que requieren un ingreso urgente. Es lo que ocurrió con Norberto, un vecino de Xàtiva con Trastorno Límite de Personalidad que se quitó la vida hace poco más de un año a la espera de un internamiento en un centro que no llegó a consumarse a pesar de que había sido decretado por un juez meses antes, después de muchos trámites y batallas por parte de sus familiares. El Síndic de Greuges apreció tras el caso la concurrencia de una serie de «déficits estructurales» en el sistema de atención que debería haber velado por garantizar un adecuado tratamiento al fallecido.

Compartir el artículo

stats