Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«El premio Juan Francés es un empujón de motivación para afrontar otros retos»

El valenciano Keke Vilabelda se impone en el certamen nacional de pintura Fira de Xàtiva con una obra que aborda la construcción del paisaje moderno

El ganador del certamen nacional de pintura de Xàtiva.

Una obra que reflexiona sobre la construcción del paisaje contemporáneo y de la propia pintura ha conquistado el máximo reconocimiento del jurado del Premio nacional de pintura Juan Francés-Fira d’Agost de Xàtiva 2022, en el que competían un total de 528 creaciones. Su autor es Keke Vilabelda Montalt, un valenciano de 36 años que acumula una docena de premios entre nacionales e internacionales y que ha protagonizado trece exposiciones individuales en diferentes países del mundo con una técnica que hunde sus raíces en los elementos urbanos.

Para confeccionar «S/t cracking layers», el título de la pieza ganadora de la edición de este año, Vilabelda sacó un soporte a la calle para «absorber el entorno, donde la realidad queda impresa». El artista observa en este tipo de acciones «una forma de registrar las diversas capas de memorias acumuladas». A través de la hibridación de cemento, yeso y técnicas fotográficas, el ganador del certamen setabense trata de «reinterpretar la materialidad heterogénea del entorno urbano, así como la belleza de su deterioro», según cuenta a Levante-EMV.

El galardón recae en manos de Vilabelda en un momento en el que su carrera está en pleno proceso de consolidación y después de varios años sin participar en concursos. «Es una alegría comprobar que mi investigación es valorada por un jurado profesional. Todos los premios suponen un balón de oxígeno para seguir trabajando». El artista se encuentra en estos momentos preparando su próxima exposición individual en una galería de Lima (Perú). La noticia del galardón —dotado con 5.000 euros— le ha cogido, literalmente, «pringado hasta los codos». Y admite que conlleva «un empujón de motivación importante» para afrontar el reto en el que ahora se encuentra inmerso, que consiste en la elaboración de varias pinturas de casi tres metros. «Siento que estoy llegando al final de un ciclo y quiero cerrar etapa a lo grande», enfatiza.

De lo conocido a lo desconocido

Su obra ganadora en Xàtiva forma parte de una serie que establece paralelismos entre el accidente físico —como una grieta o un desprendimiento— y el accidente digital. «Mediante el rozamiento, el desgaste o la manipulación se nos muestran estratos donde la pintura y las técnicas digitales se entrelazan, de modo que no somos capaces de diferenciar los límites entre una y otra, generando así una suerte de imagen fragmentada, desenfocada, que envuelve al espectador», profundiza.

Sus continuos viajes al extranjero han supuesto un importante aprendizaje para el autor. Con ellos asegura haber adquirido una nueva mirada que le permite redescubrir el entorno cotidiano. «Me interesa mucho descubrir los lazos que nos llevan de lo conocido a lo desconocido», incide. Vilabelda no se permite aburrirse y está enfrascado en varias series de obras al mismo tiempo, «cada una con su ritmo». Antes de comenzar una creación no formula una ruta previa a seguir: «es más como una deriva, como dejarse llevar por el olfato. Me atrae mucho el no saber, el ir atando cabos hasta revelar algo nuevo», zanja.

El segundo puesto en el certamen de pintura Juan Francés, con una dotación de 3.000 euros, ha sido para la obra «Reminiscencia» del artista Vicent Machí (València, 1997), confeccionada con pintura acrílica sobre lienzo. El jurado ha decidido otorgar también dos accésits a las obras presentadas por Sergio Rocafort («5w-1», técnica aceite sobre mesa) y por Ana Císcar Cebrià («Enfoque, disparo y recorte; técnica aceite, esmalte y espray sobre lino).

Compartir el artículo

stats